57 años del inolvidable título de Bolivia en el Sudamericano de 1963
El seleccionado nacional conquistó América de forma invicta

57 años del inolvidable título de Bolivia en el Sudamericano de 1963

Destacados
Avatar
Cristhofer Ojopimartes, 31 de marzo de 2020

Un día como hoy, pero hace 57 años, Bolivia conseguía un hito histórico que permanece en la memoria de los bolivianos. El 31 de Marzo de 1963, en Cochabamba, la Selección nacional tenía la obligación de ganar para ser campeón y lo consiguió ante Brasil en el último partido del Campeonato Sudamericano, hoy llamado Copa América.

En un tarde lleno de nerviosismo y entusiasmo, el público esperaba el encuentro. El compromiso comenzó cuesta arriba para los bolivianos, pues los brasileños se adelantaron en el marcador. A los 27′ Flavio abrió el marcador y silenció el escenario deportivo que veía el partido complicado.

La esperanza de la afición retornó tras el gol de Víctor Agustín Ugarte que igualó el compromiso. La pequeña alegría por el empate no duró mucho, ya que a los 38 del primer tiempo, Alvim marcaba y  ponia  el 2 a 1 para Brasil. Cuando pareció que la primera mitad terminaría a favor de los brasileños apareció Wilfredo Camacho sobre el cierre y marcó el 2-2.

Llegó el descanso y las emociones eran muchas, pues en medio de mucha angustia, la hinchada boliviana veía en momentos que la posibilidad de ser campeones se esfumaba. Sin embargo, los jugadores bolivianos creían en sus posibilidades y cuando salieron a jugar el segundo tiempo demostraron el porque merecía llevarse el trofeo.

Con mucho ímpetu y juego, Bolivia fue en busca del resultado. Muy rápido en la segunda parte, a los 49′, Ausberto García anotó el 3-2 y la felicidad floreció en los corazones de los hinchas de todo el país. Con las mismas ganas, el seleccionado nacional volvió a incrementar el marcador a través de Máximo Alcócer que marcó el 4-2 a los 57 minutos. La Verde miraba de cerca el objetivo.

Y sí, Bolivia le estaba goleando a Brasil y acariciaba el título, la gente desbordaba de felicidad, estaba incrédula de lo que pasaba en el Félix Capriles e incluso se abrazó con lágrimas en el rostro festejando el título sin que el encuentro terminara.

Para llegar a la gloria, hubo que sufrir

Sin embargo, los brasileños heridos en su orgullo propio querían aguar la fiesta. Los actuales campeones del mundo encontraron en los goles de Marco Antonio y Flavio, la respuesta para volverse a meter en el partido y borrar la sonrisa de todo un país.

A seis minutos del final, el fútbol le permitía al seleccionado nacional tener una ocasión inmejorable, a través de un penal del que Víctor Agustín Ugarte tendría la responsabilidad de ejecutarlo. ‘El Maestro’ no falló y marcó el 5-4 final con el que Bolivia nuevamente se puso en ventaja.

Eran pocos los minutos que restaban, pero para los bolivianos era ya una eternidad, lo que era festejo pasó a ser pasó a ser nerviosismo y angustia desmedida que provocaba el resultado. Los que estaban en el estadio y los que escuchaban el encuentro en la radio no podían más con la mezcla de sentimientos albergados en su interior. Cada ataque brasileño era un sufrimiento infinito hasta que el árbitro pitó el final del encuentro.

Fue ese momento glorioso en el que los bolivianos gritaron Campeón, un grito que retumbó desde el Félix Capriles hasta en todas las recónditas calles del país que celebraba uno de los logros más importantes del deporte boliviano. Fue así, la felicidad se convirtió en lágrimas de emoción, en bailes, en gritos y en abrazos por doquier, pues el sueño se había cumplido, el equipo Boliviano era el campeón de aquél Sudamericano inolvidable.

Así fue el camino del Campeón

Bolivia debutó en la competición el 10 de marzo. Aquel inicio no fue el esperado, pues la selección empató ante Ecuador 4-4, el resultado generó disgusto y poca conformidad por el resultado ante una selección débil en ese entonces. El seleccionado supo reponerse y en su segundo encuentro, los bolivianos le ganaron a Colombia por 2-1 en el Félix Capriles.

El tercer partido se disputó en el estadio Hernando Siles, el 21 de marzo frente a la representación de Perú, allí el equipo nacional consiguió su segundo triunfo tras vencer por 3-2. Después Bolivia volvió al Félix Capriles donde se enfrentó a Paraguay y con un gran aplomo derrotaron al seleccionado ‘Guaraní’ por 2-0. El 28 de marzo, ‘La Verde’ tenía uno de los partido más complicados, pues se enfrentaba a la Argentina. En un reñido encuentro, los bolivianos terminaron imponiéndose por tres goles a dos, con el gol de la victoria de Wilfredo Camacho. Fue este vital triunfo que le permitió a la Selección llegar con aspiraciones al título ante Brasil.

Fue así que, en el Campeonato Sudamericano, Bolivia exhibió un nivel superlativo, cosechando cinco triunfos y un empate, con la superlativa marca de 19 goles a favor, para conquistar su primer y único título oficial para el seleccionado mayor.