El albanés firmó una gran pasantía con el Malaga.
El atacante de Albania llega a Bolívar con la fama de ser un jugador caro

Armando Sadiku, el delantero de más de un millón de euros

Bolívar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchadomingo, 24 de enero de 2021

Luego de un 2020 decepcionante, Bolívar quiere volver a dar de que hablar, armando un equipo competitivo que le permita animar el campeonato local y pisar fuerte en la Copa Libertadores, desde las fases previas.

Por ello, la ‘Academia’ aprovechó este mercado de fichajes para estructurar un plantel al que valdrá la pena prestar atención, sobre todo después de su último fichaje, el delantero albanés Armando Sadiku, quien completa el cupo de extranjeros en un equipo que ya tiene a Felipe Carvalho, Alex Granell, Anderson Cruz, Álvaro Rey y Leonardo Ramos.

Sadiku será el primer jugador de Albania en competir en el fútbol boliviano, competición a la que llega con 29 años y luego de transitar por el balompié de su país, el de Suiza, Polonia, España y Turquía. Además, es internacional con su selección, llegando incluso a jugar la Eurocopa del 2016 en Francia.

Su última experiencia fue en el fútbol turco con el Erzurumspor, club con el que sólo jugó cinco partidos  en el segundo semestre de 2020 y a donde no pudo trasladar el buen momento que firmó con el Málaga en la Segunda División de España, cuando en la 2019-20 firmó 13 goles en 36 partidos.

Al país ibérico llegó cuando el Levante lo fichó en el mercado invernal del 2018, tras comprar su ficha al Legia de Varsovia por un monto aproximado al millón de euros; previamente, el equipo polaco había comprado su ficha por 750 mil euros al Lugano del balompié suizo.

Un delantero caro

A diferencia de Europa, en Bolivia es difícil saber con exactitud el salario de un jugador. No obstante, no hay que ir muy atrás para confirmar que Sadiku no es un atacante que pueda tener una tarifa económica.

Si hubo un equipo que no pudo afrontar su salario, ese fue el Levante, que una vez que lo compró lo cedió en par de ocasiones, por distintos motivos, entre ellos el económico.

Levante se hizo con la ficha de Sadiku en enero de 2018 y tras firmar una discreta actuación en el segundo semestre de esa temporada, producto también de una lesión de rodilla, el albanés se fue cedido nuevamente al Lugano de Suiza para recuperarse como futbolista.

A su regreso, el Levante entendió que no podía asumir su salario ya que su ficha estaba valorada en 1.2 millones de euros por temporada, por lo que tuvo que cederlo nuevamente, esta vez al Málaga.

De acuerdo a la prensa española, el equipo malagueño se hizo con los servicios del andaluz pero con una condición: le pagaba una fracción del sueldo y el Levante completaba la cifra. Es decir, el cuadro blanquiazul le pagaba a Sadiku lo correspondiente al salario mínimo (aproximadamente 80.000 euros) y el equipo ‘Granota’ pagaba el resto para completar el salario de unos 100.000 euros mensuales, de acuerdo al valor de su ficha en España.

Imposible de pagar

Con el Málaga, el atacante se reivindicó como futbolista, marcando 13 tantos en Segunda División, pero una vez finalizó la temporada 2020, el cuadro andaluz se vio amenazado por el Fair Play financiero, por lo que no renovó la cesión con el Levante, debido al alto costo de la ficha del jugador.

El Levante tampoco pudo hacerse de su salario de forma integra, por lo que resolvió resolver el contrato con el jugador, que terminó llegando en libertad al fútbol de Turquía, donde jugó sin mucho éxito en los últimos seis meses.

Ahora, Sadiku llega a Bolívar y su perfil lo pondera como un jugador llamativo, acostumbrado a un sueldo elevado en Europa, sobre todo si se compara con lo que se cancela en Sudamérica y en Bolivia, algo que probablemente no vaya a percibir en el equipo que maneja Marcelo Claure.

La ‘Academia’ confía en que el albanés pueda rendir en sus filas, más allá del costo de un salario que oficialmente no se conoce en el cuadro paceño. No hay dudas que es una apuesta alta a la que el jugador deberá responder con creces.