Bielorrusia, el país en donde el fútbol sirve para no ceder ante la realidad
El fútbol durante el Coronavirus I Primer Capítulo

Bielorrusia, el país en donde el fútbol sirve para no ceder ante la realidad

Destacados
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchasábado, 11 de abril de 2020

Si bien el Coronavirus tiene paralizado a gran parte del mundo del fútbol, la suspensión no llega todavía al 100% y cuatro países alrededor del mundo continúan sus actividades, a pesar del riesgo que esto conlleva.

Los casos aumentan cada día y esto ha hecho que las principales ligas del mundo suspendan sus torneos hasta nuevo aviso, pero como suele ocurrir siempre, hay sus excepciones y este caso no es diferente.

Nicaragua, Bielorrusia, Burundí y Tayikistán son noticia en medio de la pandemia, pues estos cuatro países han decidido continuar con sus competencias, más allá de que no es lo recomendable.

Salvo Oceanía, estos cuatro países representan cada uno las excepciones en cada continente. Los motivos por los que se juega en cada uno de ellos son distintos, pero no queda duda que estos campeonatos pasarán a la historia cuando se cuente la historia del Coronavirus en el mundo del deporte.

En este primer capítulo del seriado «Fútbol durante el Coronavirus», nos trasladamos hasta Europa, para revisar cómo y por qué se juega el fútbol en Bielorrusia.

Bielorrusia, gradas semivacias en un país que se resiste a un confinamiento total

A pesar de registrar más de 2000 casos positivos por Coronavirus y más de 20 muertos, Bielorrusia se resiste a convivir con una cuarentena total para frenar la propagación, una medida que el gobierno de ese país no toma en cuenta por ahora.

Es por eso que en la antigua nación de la Unión Soviética se decidió arrancar con la temporada 2020 el pasado 19 de marzo, luego de que la federación de fútbol explicara inicialmente esta decisión de jugar porque sólo se había registrado un pequeño número de casos de Coronavirus en el país de Europa del Este.

Durante la última temporada, que finalizó en diciembre del 2019, el FC Dinamo Brest se coronó campeón de la liga de ese país. Tres meses después se dio inicio a una nueva campaña en medio de la crisis del Coronavirus, con un formato todos contra todos en el que participan 16 equipos y que tiene en su calendario 30 partidos.

Un aficionado asiste con tapabocas durante un partido en la Liga Bielorrusa

Además, la Premier League de Bielorrusia 2020 se juega sin mayores restricciones para los fanáticos, quienes pueden asistir a los escenarios, aunque las gradan se encuentran prácticamente vacías, pues el fútbol no es una prioridad para el ciudadano común en este país, y mucho menos en este momento.

Por ahora, el fútbol bielorruso está en su cuarta jornada, prevista a disputarse durante este fin de semana. El Energetik Minsk es el líder del torneo luego de las primeras tres fechas, consiguiendo tres victorias, gracias a un destacado rendimiento del atacante Djasur Yakhshibaev , goleador del torneo con tres tantos.

Jugar por obligación

No obstante, a pesar de que el fútbol se sigue jugando, existe preocupación en los protagonistas, quienes se muestran incómodos por el hecho de seguir jugando, pero que no tienen otra opción que seguir haciéndolo.

«La federación decidió jugar, así que jugamos», dijo el entrenador del Neman, Igor Kovalevich, añadiendo que el club estaba tomando las medidas de seguridad adecuadas, como el uso de desinfectantes para las manos y asegurarse de que los aficionados no se sientan cerca unos de otros.

El Energetik Minsk, uno de los protagonistas en el inicio de la temporada 2020.

Otros son más críticos ante este hecho y aunque no juegan en el fútbol de ese país, al ser nacidos en Bielorrusia emiten su opinión e incluso señalan que el hecho de seguir intentando hacer una vida normal, ocultando otros aspectos, es comparable con lo que ocurrió durante accidente nuclear de Chernóbil en 1986 en la antigua Unión Soviética.

Así lo explica el futbolista  Nikolay Zolotov, un bielorruso que juega en el club ruso Ural Yekaterinburg y que durante una entrevista con el portal tribuna.com, atizó duramente al gobierno de Lukachenko.

«Nadie sabe realmente cuántas personas están enfermas, dónde están enfermas, cómo son tratadas», dijo Zolotov. «Pensé: ¿realmente nada ha cambiado en 34 años?», agregó el futbolista.

A pesar de verse obligados a jugar, los clubes han sugerido a sus fanáticos que no asistan a los estadios, para evitar riesgos innnecesarios. Esta conducta la replican también los propios seguidos, como es el caso de los hinchas del Neman Grodno, que actualmente está en el octavo lugar,

«Quedémonos en casa, reduzcamos los riesgos asociados con la propagación del coronavirus, protejámonos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos», recomendaron en un comunicado público.

Por ahora, el país de Europa del Este vive su propia realidad, esa en la que su presidente no quiere ceder ante los temores del coronavirus, a los cuales calificó como una «psicosis». En Bielorrusia, la pelota sigue rodando.