Carlos Navas: el piloto del gol que vuela en Bolivia
La historia detrás del delantero panameño que estrenó las redes del fútbol boliviano en el 2020

Carlos Navas: el piloto del gol que vuela en Bolivia

Real Santa Cruz
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchasábado, 25 de enero de 2020

El Torneo Apertura 2020 inició el martes en Santa Cruz, con el duelo que protagonizaron Blooming y Real Santa Cruz, equipo que volvió al profesionalismo tras 16 años de ausencia y trajo consigo una de las historias más increíbles de un jugador profesional.

En el Tahuichi Aguilera reinaba la expectativa sobre quien podría anotar el primer gol del 2020, un hecho que nunca pasa desapercibido. ¿Lo haría el Blooming de Ponce o sorprendería el cuadro de José Peña en el primer compromiso? Tras más de 80 minutos de espera, parecía que el empate sin goles reinaría en territorio cruceño y habría que esperar al día siguiente para celebrar el primer gol, pero apareció un piloto de avión para romper el celofán y tener el privilegio de marcar el primer tanto de este año.

Pero…¿cómo es posible que un piloto de avión entre en la historia del fútbol boliviano, siendo profesiones tan distintas? La respuesta la tiene Carlos Navas, un futbolista que combina el profesionalismo en Real Santa Cruz con sus estudios de aviación, y que al minuto 84 del partido cabalgó por el sector izquierdo del Tahuichi, encaró a Walter Rioja y sacó un latigazo inatajable para el portero Peñarrieta.

Una casualidad lo llevó a Real Santa Cruz

Luego de anotar el primer tanto del Apertura 2020, el  delantero panameño de 21 años habló en exclusiva con El Selfie de Radio Monumental y comentó como fue su comienzo en el fútbol nacional, algo que se dio de manera casual. «Yo llegue a Santa Cruz por estudios, vivía cerca del estadio de Real Santa Cruz y un día llegando de la escuela de aviación fui al estadio con la polera de un compañero que juega en el ‘Tigre’ y me ve el profesor Wilson Escalante y me pregunta ‘si yo era jugador de fútbol’ y le dije que si, me preguntó la posición, le dije delantero y me invitó a probarme, ahí me probé, gracias a Dios pude hacer las cosas bien le gustó al profe y hasta hoy permanezco en el equipo». El fútbol no le era extraño a Navas, pues en Panamá ya había tenido la oportunidad de jugar en el profesionalismo en su país, con el Atlético Independiente y el Plaza Amador.

Curiosamente, el dueño de la polera que cargaba ese día era Rolando Blackburn, delantero de The Strongest, quien se convirtió en alguien más que un colega para Navas. «Más que un compañero es un hermano, un ídolo». Es así que a partir de ese momento entabló un amistad con el goleador del ‘Tigre’ y que ahora el ‘Toro’ siempre le habla y lo aconseja. Las casualidades del fúbol harán que este domingo, Navas y Blackburn se midan en Santa Cruz en el partido que enfrentará al cuadro albo y al aurinegro. «Hemos estado hablando y le he dicho que se cuide porque voy con todo», manifestó el delantero.

A 250 horas de culminar otra pasión

La historia de Carlos Navas tiene más detalles interesantes, como el hecho de que previo a su llegada a Bolivia, culminó sus estudios escolares y profesionales en la marina en Panamá. De allí, el jóven jugador decidió probar suerte en el fútbol, pero una grave lesión impidió su progresión, lo que le hizo replantearse su futuro y reconsiderar su futuro. «Con la lesión estuve alejado del fútbol unos cuatro o cinco meses y yo soy de los que no se puede quedar quieto y decidí enfocarme en los estudios, que después del fútbol es lo que nos queda», reveló Navas.

Ante esa situación, el atacante se mudó al oriente boliviano con la esperanza de poder complementar su carrera futbolística con una profesión, y eligió la aviación como su segunda pasión. De esta manera, el delantero centroamericano se inscribió en la Escuela Internacional de Aviación Morales Flight Center, en donde ahora estudia la carrera con la misma intensidad con la que juega fútbol.

El panameño de 22 años señaló que está a solo 250 horas para consolidarse como piloto privado y piloto comercial, pero por ahora cuenta con la licencia de piloto estudiante. Todo lo que ha logrado hasta el momento, Navas lo ha realizado luego de un año y tres meses, tiempo en el que está en la capital oriental, y espera que en un máximo de cinco horas pueda completar las horas de vuelo para recibirse oficialmente como piloto.

Con pasado de esfuerzo y superación

Navas luchó desde muy joven para poder cumplir el sueño de ser jugador profesional y gracias a todo su empeño, el delantero logró debutar a los 15 años en Independiente de Panamá. Luego pasó a Plaza Amador y fue ahí donde fue citado a la selección. Sin embargo, no todo fue sencillo para Navas, pues el habilidoso jugador  tuvo que gambetear otras dificultades en su vida.

Fuera de los terrenos de juego, el jugador vivió un episodio complicado ya que  fue detenido por un supuesto robo y pasó un tiempo en la penitenciaria. Este hecho hizo que el delantero viva una etapa muy dura que al final lo hizo madurar y superarse a si mismo.

Ese episodio quedó atrás y ahora puede decir que su enfoque y superación le permiten pisar con fuerza en la actualidad, compaginando sus dos pasiones, algo que no es fácil pero que Carlos lo asimila de una gran forma. «No es imposible, he tratado de planificarme con los profesores del equipo y los capitanes en el equipo, que han sido muy entendibles en todo esto. Yo les respondo con mis notas y él me da la disponibilidad de ir a mis entrenamientos y luego darme las clases, dependiendo a la hora que entrene. Estoy muy agradecido», sentencia el jugador albo.

El panameño Navas disfruta su momento y el apodo de el ‘Piloto del Gol’ le calza perfectamente a un jugador que se siente feliz con anotar goles y volar, aunque le es difícil escoger solo una . «Son dos sensaciones diferentes, pero creo que la emoción de anotar un gol es indescriptible. Pero volando también uno se siente muy bien«, agrega el canaleño, quien en el 2002 busca consolidarse tanto en la cancha como en el aire.