Copa del Rey: Barcelona y Athletic de Bilbao presionados por el triunfo en la final
El partido se disputará este sábado en el estadio de La Cartuja de Sevilla

Copa del Rey: Barcelona y Athletic de Bilbao presionados por el triunfo en la final

Internacional

Barcelona y Athletic de Bilbao, los equipos más laureados del torneo, chocarán este sábado (17) en la final de la Copa del Rey, que se disputará en el estadio La Cartuja de Sevilla y representa para ambos una oportunidad única de revancha.

El equipo vasco que alzó el trofeo en 23 ocasiones, la última de ellas en 1984, hace apenas dos semanas perdió la final de la edición 2020 que había sido postergada por la pandemia frente a su clásico rival, Real Sociedad.

Fue también en La Cartuja, donde el plantel catalán buscará su trigésima primera corona en la Copa del Rey, que conquistó por última vez en 2018 al golear a Sevilla en la definición.

Los Blaugranas tendrán una oportunidad única no sólo de vengar la derrota sufrida a manos del Athletic en la final de la Supercopa de España, trofeo que se le escurrió de las manos en tiempo suplementario, sino de gritar campeón.

Para ambos equipos significa volver a la «escena del crimen», pues aquel partido que jugaron en enero y que el plantel vasco logró llevar a la prórroga en la agonía del tiempo reglamentario, terminó ganando con gol de Iñaki Williams.

Al igual que el que animarán este sábado, tampoco hubo público en esa ocasión en la que el capitán argentino del Barça, Lionel Messi terminaría expulsado.

Barcelona se fue aquella tarde con las manos vacías, así como también le sucedió en la actual edición de la Champions, de la que se despidió nuevamente en octavos de final frente a un París Saint-Germain que luego dio cuenta del actual campeón, Bayern Munich.

El equipo dirigido por Ronald Koeman quiere resarcirse tras la derrota en el ‘Clásico‘ ante el Real Madrid. Este tropiezo le hizo perder ventaja en la Liga, donde es tercero por detrás de los Merengues y el Atlético de Madrid, el líder.

En la previa del encuentro, dos nombres centran la atención de las aficiones. En el conjunto vasco, Muniain preocupa por una visible cojera que dejó al bajarse del autobús. Por el lado catalán, la duda es, al igual que en las últimas semanas, Gerard Piqué. Tras infiltrarse y no llegar al derbi, el central tiene en vilo a los seguidores azulgranas de cara a la final, aunque Koeman arrojó esperanzas en la última rueda de prensa.