Fotografía: Prensa FBF.
Este sábado, los miembros de CONMEBOL se reunirán con Gianni Infantino

Costa lo ve complicado: «Es muy difícil que las eliminatorias se jueguen en marzo»

CONMEBOL
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchaviernes, 5 de marzo de 2021

Los presidentes de las asociaciones miembros a la Confederación Sudamericana de Fútbol sostuvieron este viernes una reunión clave con miembros de la FIFA, buscando una solución para la realización de la doble fecha FIFA hacia Catar 2022, prevista a jugarse entre el 25 y 30 de marzo.

La negativa de los clubes ingleses, alemanes y españoles de ceder a sus jugadores a las selecciones sudamericanas para la quinta y sexta fecha ha puesto contra las cuerdas a la CONMEBOL y a la FIFA, que después del encuentro virtual que sostuvieron, ven un panorama complejo.

«Es muy difícil que las eliminatorias se jueguen en marzo», señaló Fernando Costa, presidente de la FBF, tras concluir el Consejo de Presidentes de CONMEBOL y antes de entrar al Congreso Extraordinario que llevó adelante la Federación.

Costa confirmó que para este sábado se tiene prevista una nueva reunión entre los miembros de la CONMEBOL y Gianni Infantino, presidente de la FIFA, para tomar una determinación final.

Las posturas internas de los titulares federativos están divididas: por un lado hay un bloque que aceptar jugar sin futbolistas que militan en las ligas europeas que están poniendo trabas; por el otro (la mayoría) no está de acuerdo con llevar a cabo los partidos sin estos profesionales, sugiriendo postergar la quinta y sexta fecha del calendario. Con lo que si pareciera que hay unidad de criterios es con no jugar en suelo europeo, como sugirió FIFA hace algunas horas.

«Lo más probable es que se jugaría en septiembre, probablemente en una fecha triple», deslizó Costa al programa El Selfie de Radio Monumental Bolivia.

Con este panorama, el sábado sería el día definitivo para conocer el futuro de las eliminatorias, las cuales apuntan a no realizarse a finales de marzo, obligando a una nueva reprogramación del calendario.