Crisis en San José: jugadores piden la renuncia del presidente, mientras que el club decide cerrar el 2020
La incertidumbre toma mayor protagonismo en el cuadro santo

Crisis en San José: jugadores piden la renuncia del presidente, mientras que el club decide cerrar el 2020

San José
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchamartes, 1 de septiembre de 2020

Hace tiempo que los días en el Club San José de Oruro dejaron de ser tranquilos. Atrás quedó el título del Torneo Clausura 2018, última gran alegría que vivió la afición de la ‘V Azulada’.

A partir de ese momento, el entorno del ‘Santo’ carga con una cruz que cada día se hace más pesada y que conlleva deudas, impagos, incertidumbre y ausencia de respuestas, lo que genera una insoportable crisis institucional.

El último capítulo de esta triste historia se acentuó durante la crisis del Coronavirus y explotó en las últimas horas. Por un lado, los jugadores denunciaron abusos dirigenciales por parte del directorio de Huascar Antezana, presidente de la institución, mientras que por otro lado el club decidió cancelar la cuota pendiente del mes de mayo y cerrar la gestión 2020, dejando a su suerte a los jugadores.

Jugadores pidieron la renuncia de Antezana

Los futbolistas de San José se cansaron de esperar y decidieron exponer la lamentable situación por la que están pasando desde hace varios meses, señalando que el presidente del club, Huascar Antezana, no cumplió con nada de lo que tenía previsto desde su llegada.

En un comunicado que hicieron conocer públicamente, los jugadores señalaron que Antezana debe salarios a algunos jugadores desde agosto de 2019, incumplió la cancelación de la totalidad de los sueldos de enero y febrero, y además abandonó a varios miembros de la plantilla durante esta época del coronavirus.

Por todo esto, los profesionales de la ‘V Azulada’ se unieron y manifestaron su pedido de exigir la renuncia de Antezana, ya que consideran que su actitud «va mas alla del abuso, del desconocimiento del contrato y de las normas vigentes. Se aferran a la presidencia del club para defender sus interes personales».

Los jugadores dejaron en claro que esta es una postura colectiva y que no están dispuestos a soportar más abusos dirigenciales, por lo que solicitaron a los socios e hinchas de San José, así como a toda la comunidad de Oruro, a que se unan a la solicitud para salvar al club y llamar a elecciones.

El pedido del grupo fue respaldado por Futbolistas Agremiados de Bolivia (FABOL), quienes señalaron que nadie puede tomar represalias con estos jugadores porque lo que están haciendo es dar a conocer publicamente la penosa situación que están atravesando.

La dirigencia del ‘Santo’ decidió cerrar la temporada

Tan solo unas horas después de que se conocía el pedido de los futbolistas de San José, llegó la respuesta de la dirigencia del club, que anunció que pagaría el mes de mayo, para después ponerle punto y final al 2020.

«Con la finalidad de cumplir con los acuerdos económicos con el primer plantel de jugadores, referente a los salarios por la paralización del campeonato por la pandemia, se comunica que el pago por el mes de MAYO, podrán cobrarlo en secretaria del club, el martes 01 de septiembre a partir del mediodia. Asi mismo también podrán cobrar el personal de apoyo, división menores y administrativos», rezaba el comunicado antes de soltar la bomba.

«Se aclara que el Club San José cierra su temporada deportiva con este pago». Si, por increíble que parezca, la institución orureña decidió cerrar la presente gestión,  a pesar de que desde el entorno del fútbol boliviano se espera reiniciar el campeonato en el mes de octubre.

Por ahora, la respuesta de la Federación Boliviana de Fútbol fue escueta alrededor de este tema y sin ofrecer muchos detalles, Marcos Rodríguez solo alcanzó a decir que por la información que tienen, la directiva de San José «está cumpliendo», pero no hizo referencia la decisión del club santo de cerrar su año.

Con jugadores enfrentados a una directiva que decidió tirar la toalla por este año, la incertidumbre toma más espacio en el entorno del club orureño. Mientras el resto del fútbol nacional mira de lejos esta situación, la cual podría derivar en más dolores de cabezas a la dirigencia del balompié nacional.