Deportista italiano con covid-19 acelera su recuperación con un medicamento para la artritis
El tratamiento experimental tuvo éxito en la mayoría de los casos

Deportista italiano con covid-19 acelera su recuperación con un medicamento para la artritis

Internacional
Manuel Urquieta | Twitter: @KikaiScouting
Manuel Urquieta | Twitter: @KikaiScoutingsábado, 28 de marzo de 2020

El deportista y expreparador físico de la Roma, Fausto Russo, fue diagnosticado el pasado 8 de marzo con un cuadro positivo por coronavirus (COVID-19). Inmediatamente fue internado en el hospital Santa Maria Goretti en Latina (Lazio) y comenzó a recibir el procedimiento médico requerido.

Como parte de un tratamiento experimental, Russo aceptó tomar medicación diagnosticada para la artritis reumatoidea, logrando un gran avance en el estudio de la enfermedad.

Según comentó el deportista en una videoconferencia, 48 horas después de la primera dosificación (16 de marzo) comenzó a sentir alivio dejando atrás la tos. Con el pasar de los días, los síntomas fueron reduciendo hasta tener un cuadro favorable que podría concederle el alta médica la siguiente semana.

UNA SEÑAL DE ESPERANZA

Al igual que Russo, otras mil personas fueron parte de este tratamiento experimental y su recuperación también fue mucho más acelerada que otros pacientes.

El medicamento utilizado es el Tocilizumab, un compuesto químico diagnosticado para combatir la artritis reumatoidea en jóvenes y adultos. Si bien no es una cura al covid-19, es un gran paliativo para el daño pulmonar que produce.

Durante los primeros días que se batalló con la enfermedad, los pacientes permanecían postrados y con respiración asistida. Si bien la enfermedad no es mortal en todos los casos, aquellos pacientes que lograban recuperarse del tratamiento perdían el 30% de la capacidad pulmonar. Además, el los casos críticos se requería que el paciente este constantemente conectado a un respirador artificial.

Con la aplicación de este novedoso tratamiento, casi todos los casos aceleraron su recuperación sin perder la capacidad respiratoria en los pulmones. Además, el uso de respiradores artificiales se redujo a la mitad del tiempo en los casos críticos.