Deportistas bolivianas en España sufren consecuencias económicas por el Coronavirus
Paola Guzmán y Romina Rodríguez relatan sus historias desde Europa

Deportistas bolivianas en España sufren consecuencias económicas por el Coronavirus

Destacados
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchajueves, 16 de abril de 2020

La futbolista Paola Guzmán y la basquetbolista Romina Rodríguez tienen que lidiar con el Coronavirus en España, lejos de sus familiares y modificando su día a día, viéndose afectadas por la pandemia que ha paralizado las actividades.

Las dos tienen distintos puntos en común, comenzando por ser grandes atletas nacionales que trasladaron su talento a España, en donde buscan consolidarse deportivamente en cada uno de sus equipos.

Guzmán es futbolista y juega en la filial del Almassora de Castellón, mientras que Rodríguez es una de las jugadoras de Baloncesto con mayores pergaminos a nivel nacional, lo que la llevó esta temporada al Club Baloncesto Valls de Catalunya.

Hay otro punto que comparten Guzmán y Rodríguez en estos momentos: ambas sufren las consecuencias del Covid-19, sobretodo a nivel económico, pues los clubes han ajustado sus salarios al no tener actividades.

Sueldo congelado para este mes

Cuando en septiembre del año pasado, Paola Guzmán confirmaba su traspaso a España para fichar por el Joventut de Almassora, todo era alegría. Medio año después, la joven futbolista afronta un reto de madurez enorme.

La evolución era positiva en la pasantía de Guzman con el club que hace vida en la comunidad de Valencia, pero el Coronavirus interrumpió absolutamente todo. Hoy no solo no está jugando, sino que su futuro inmediato es una interrogante.

«Había una posibilidad de que retorne al país, pero no la he tomado, porque no se sabe que pasará con el club, si se asciende o no, si renuevo o no renuevo, entonces si quisiera retornar a Bolivia debo dejar todo bien ordenado con mi club», indicó Guzmán en el programa El Selfie de Radio Monumental Bolivia.

Por ahora, ella espera lo que le informen desde su club, que está a la expectativa de la determinación final que tome la Federación Española de Fútbol con respecto al futuro fútbol femenino ibérico en sus distintas categorías. Su club podría jugar un playoff de ascenso, a partido único, si así lo determinan las autoridades.

Mientras esa decisión llega, Paola espera con cierta preocupación, sobretodo por el tema económico, del cual ya se ha visto afectada en el último mes, tras una reducción en su salario.

Guzmán explica que «cada club tienen distintos acuerdos con sus jugadoras», dependiendo del vinculo laboral que tengan con la institución.

Las que tienen un contrato laboral quedaron a merced de un Expediente de Regulación Laboral Temporal (ERTE), que se trata de una modificación salarial en su contrato, aunque siguen percibiendo salarios. Por otro lado, las que tienen un contrato no laboral, sufren otro tipo de reajuste.

«Para las demás, que tenemos un contrato no laboral, sino de convenio, nos han hecho el pago de los 15 días del mes anterior que todavía estaban hábiles y para este mes nos dicen que van a congelar el sueldo», así lo explica la mediocampista que fue parte de las categorías inferiores en la selecciones bolivianas femeninas.

Guzmán (izq) junto a su compañera Mio Nemoto

«Hay malestar en el plantel con este tema, porque hay muchas que no estamos en casa y esto es lo único que tenemos para abastecernos y porque ya hubo una reducción salarial el mes pasado», sentencia Guzmán, quien regularmente comparte departamento con otras tres compañeras, aunque en estos momentos solo lo hace con una.

Aunque comprende la situación, por ahora la futbolista espera percibir algo mientras esta incómoda situación dure y para eso deberá hablar con el club, con el fin de llegar a un arreglo.

«Nosotras como jugadoras debemos organizarnos y hablar con el club para llegar a un acuerdo y negociar con el club en los mejores términos», agrega la jugadora

A la espera de una solución

A unos 540 kilometros de distancia de donde se encuentra Guzmán, vive Romina Rodríguez, destacada jugadora boliviana de Baloncesto. La armadora fichó el Club Baloncesto Valls de Catalunya a principios de año, aunque vive en la comunidad de Castilla y León junto a su esposo.

Rodríguez también conversó con El Selfie de Radio Monumental Bolivia, explicando su situación actual, tanto laboral como personal.

La jugadora del club catalán indica que por ahora el estado de alarma en España sigue latente y por ende, todas las actividades están paralizadas.

Como la mayoría de los atletas, a la boliviana no le queda otra formula que entrenar en casa. «Intentamos ponernos en forma desde casa, con abdominales, con trabajo aeróbico, con lo que se pueda. Debemos ser responsables en toda esta situación», manifestó Rodríguez.

Romina se entrena todos los días, cuida su alimentación y se mantiene a la expectativa de lo que comunique su club con respecto a la actual temporada de Baloncesto, pues de eso también depende su economía.

«Nuestra directiva mandó un fallo diciendo que se suspende todas las actividades y como no estamos jugando, me pagan el alquiler del apartamento, pero no me están pagando sueldo», revela la jugadora.

Por ahora, ella confiesa no saber que pasará con el futuro de la competencia, pues sigue sin existir una resolución definitiva en relación a este tema. «Es complicado saber el futuro del baloncesto por ahora. Aquí hay muchas categorías semiprofesionales y profesionales, todavía están analizando todo, buscando alguna solución», explica la boliviana.

Con todo esto, la situación financiera de Rodríguez cambió y aunque ella indica que del tema salarial se encarga su representante, apunta que en el último mes no ha recibido ningún dinero, debido a la crisis que deja en el camino el Covid-19.

Mientras tanto, Romina Rodríguez aguarda por una solución y por que todo esto mejore pronto, para así volver a hacer lo que más le gusta que es jugar baloncesto y seguir desarrollando su carrera en España.

Fiel a sus convicciones, no piensa en regresar a Bolivia y mentalmente se prepara para la siguiente temporada, pues asegura que, para ella, esta temporada ya terminó y solo queda mirar hacia adelante.