El Bayern alcanza la perfección futbolística
Los bávaros vencieron por la mínima PSG y alzaron su sexta Champions

El Bayern alcanza la perfección futbolística

Champions League
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchadomingo, 23 de agosto de 2020

El Bayern Munich buscaba la perfección y lo logró. El cuadro alemán conquistó su sexta Champions League tras superar por la mínima al PSG, redondeando así un triplete categórico que exhibe la Bundesliga, Copa Alemania y ahora la ansiada ‘orejona’.

Vealo por donde quiera y lo encontrará adjetivos buenos para calificar a un equipo bávaro que se alió a la solidez colectiva y al gol de Kingsley Coman para levantar el prestigioso título luego de siete años.

Lo hizo ante un PSG que lo puso en ciertos aprietos en la primera mitad, pero que se fue diluyendo a medida que este Bayern le fue comiendo la iniciativa, la mente y el alma. Los parisinos terminaron desquiciados, sin saber como hacerle siquiera cosquillas a un equipo que a medida que su rival se fue empequeñeciendo, hizo gala de su superioridad física para dejar en nada el sueño francés.

El gigante Neuer y la aparición del ex

Pudo merecer mejor suerte el equipo de Neymar y compañía, pero cuando piso el area alemana se encontró siempre con un gigante Manuel Neuer, culpable de dejar seco al PSG. ¿No nos cree? entonces tendrá que preguntarle a Kylian Mbappe o al mismo Neymar, que cuando tuvieron oportunidades certeras, no pudieron ante un golero que dejó su portería del tamaño de un juguete.

Apoyado en la seguridad de Neuer, en el control de Thiago Alcantara en la mitad de la cancha y en el despliegue inagotable de Joshua Kimmich por la banda, el Bayern se mantuvo siempre en el partido, hasta que abrió el marcador gracias a un cabezazo de Kingsley Coman al minuto 59, tras un centro de Kimmich.

El francés apareció completamente solo en el segundo poste para decretar la inexorable ‘ley del ex’. El extremo, criado en las canteras del PSG, pegó un frentazo que lo hizo entrar directamente a la gloria eterna del un equipo que ahora es el tercer máximo ganador de la competencia, solo por detrás del Real Madrid y del Milan, igualando al Liverpool con seis títulos.

El gol fue un golpe muy duro de asimilar para el PSG, que no encontró respuesta para darle la vuelta al asunto, a pesar de que Tuchel lo intentó moviendo el banquillo, haciendo ingresar a nombres como Verrati, Draxler o Choupo Moting, pero todos fueron cayendo ante la fortaleza germana.

Oficio alemán

Así fueron pasando los minutos y al equipo de la Ciudad Luz se le fue apagando justamente eso, la luz. El PSG terminó correteando sin ideas,buscando el empate con mucho corazón, pero con poco fútbol y a los alemanes eso les causó risa, cultivando una victoria que sin ser brillante fue efectiva, algo más que suficiente para ganar las finales.

A medida que más se acercaba el final del partido, Goretzka imponia más fuerza, Mueller ponía mas intensidad, y los hombres que vinieron desde el banquillo (Coutinho y Perisic) apretaban al PSG en cada salida, sin dejar ni un segundo libre para que el PSG pudiera pensar en siquiera igualar el partido.

Y así terminó el partido, con un Bayern que podía seguir corriendo por tres días más y un PSG que no tuvo la capacidad para revertir la situación. El pitazo final desató la alegría de un cuadro alemán que volvió a la gloria europea después de siete años y la decepción de un PSG que deberá esperar para conquistar su primera Champions League.

En Lisboa, el equipo Hans Flick conquistó su victoria once de esta edición 2019-2020 de la Champions, se convirtió en el primer equipo en conseguir el campeonato ganando todos su partidos y además terminó la temporada con 22 triunfos consecutivos. La perfección echa fútbol.