‘El Diablo’ que nunca quiso ser Diablo y que lloró por Brasil
El histórico Marco Antonio Etcheverry recordó de forma especial su carrera

‘El Diablo’ que nunca quiso ser Diablo y que lloró por Brasil

Destacados
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchasábado, 28 de marzo de 2020

El nombre de Marco Antonio Etcheverry  pertenece a un seleccionado grupo que ocupa un espacio especial en la memoria del fútbol boliviano.

‘El Diablo’ formó parte de esa generación dorada que escribió uno de los capítulos más especiales en el balompié nacional, al llegar al Mundial de Estados Unidos 1994 y jugar la final de la Copa América 1997.

El juego de Etcheverry quedó en la memoria de todos y se convirtió en referencia obligatoria al momento de citar el juego de aquella selección. Pero, no solo fueron sus virtudes lo que permaneció en la historia, sino también un apodo que ahora confiesa nunca fue de su agrado.

Mientras que en los años 90 todos gritaban con efusividad el apodo de ‘El Diablo’, el 10 revela que nunca se sintió a gusto con ese sobrenombre, algo que manifestó en una entrevista al medio brasileño Globoesporte, en donde además ha dejado al descubierto distintos detalles de su época como profesional.

«El sobrenombre me lo dio un señor que hacia caricaturas en un diario boliviano. El hablaba de dribles endiablados y me quedé con ese apodo. Pero, la verdad, no me gustaba», indicó Etcheverry antes de revelar el motivo del por qué nunca estuvo cómodo con ese seudónimo.

¿El motivo? «Mi familia es toda religiosa, bastante religiosa», apuntó en la entrevista, aunque reconoció que no podía hacer nada, «porque la gente me llamaba así y así me quedé».

El triste recuerdo de la Brasil de 1982

En la nota que concedió al Globoesporte, Etcheverry habló también de su admiración por el brasileño Zico, a quien reconoce como su primer gran ídolo en el fútbol, además de hablar de algo de lo que pocas veces se animó a contar: su tristeza por la selección brasileña de 1982.

«Mi primer ídolo en el fútbol fue Zico. Lo vi como jugador con ocho años en el Mundial de Argentina 1978. Después llegó Maradona y entre los dos marcaron una época muy grande en el fútbol sudamericano», cuenta ‘El Diablo’.

El mundialista recordó de forma especial la eliminación de Brasil en el Copa de 1982, en la que la ‘verdeamarelha’ mostró en cancha una de las mejores presentaciones futbolísticas, justamente de la mano de Zico, pero quedó afuera en la segunda ronda de aquel torneo.

«Aquí nosotros somos muy fanáticos de la selección brasileña y siempre apoyabamos a Brasil. En el Mundial 1982, lloré mucho cuando Brasil quedó afuera en el partido contra Italia», narró el ex futbolista cruceño.

Con La Verde tocó la gloria

Si hay capítulos especiales en la memoria de Marco Antonio Etcheverry, son aquellos en donde vistió la camiseta de la selección nacional. Y dentro de esos, hay uno que quedará por siempre en la memoria, como es el triunfo ante Brasil.

Aquella tarde del 25 de julio de 1993, La Verde pisaba fuerte en el camino hacia Estados Unidos 1994, tras vencer a Brasil por 2 a 0, propinándole a la ‘canarinha’ su primera derrota por eliminatorias. Ese episodio sigue vigente en los archivos mentales del Diablo.

 

«No creo que Brasil no haya jugado bien. Jugó muy bien, pero lo que pasó es que nosotros también teníamos un muy buen equipo», relata Etcheverry, antes de traer a la entrevista el gol que le marcó a Taffarel al minuto 88 del partido.

«Fue una jugada con un poco de suerte mía, creo que fue más que todo eso. Brasil jugó muy bien aquel partido», rememora el hombre que sobre el cierre del compromiso cabalgó por la banda izquierda del Hernando Siles y sacó un remate que se le escurrió al golero brasilero en el primer palo, desatando la algarabía de todo el escenario miraflorino.

Ese triunfo ante Brasil fue un golpe de convicción para lo que a la postre sería la obtención del mayor logro de su carrera, como lo fue conseguir el boleto al Mundial de Estados Unidos 1994, un torneo al que no llegó en su mejor forma.

«Yo no podía jugar el Mundial. Ir a Estados Unidos fue un premio que el técnico (Xabier Azkargorta) me dio porque no estaba en condiciones de jugar, ya que me encontraba lesionado», cuenta Etcheverry antes de hablar de su expulsión en el partido inaugural frente a Alemania, por una polémica jugada frente a Lothar Mattheus.

El 10 de aquella selección no cambia de postura y sostiene que la tarjeta roja que le sacaron fue injusta. «No fue una jugada violenta. Ni siquiera era para amarilla».

La adaptación le pasó factura en España

Sin embargo, no todo fue satisfacción en la carrera de Etcheverry, quien en la nota con el portal brasileño recuerda también su paso por el fútbol español, del que siempre ha dicho le pudo sacar mayor provecho.

El exmediocampista contó que le costó adaptarse al balompié ibérico, al cual llegó por un año a las filas del Albacete, convirtiéndose en el boliviano más joven en llegar a la Liga Española con solo 21 años, luego de que Benito Floro lo viera en la Copa América de Chile en 1991, justamente en un partido ante Brasil, en el que Bolivia cayó por 2 a 1.

«No tuve paciencia para quedarme, tenía la posibilidad de ir para otro equipo, pero preferí regresar y jugar para la selección boliviana», apuntó Etcheverry.