La selección nacional trabajando en Santa Cruz.
Tras casi dos meses de preparación, el estratega desglosó los números de la labor que realizó la selección nacional

El DT de La Verde expuso su trabajo: «Bolivia es la selección que mejor trabajó de cara a la doble fecha»

Selección
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchasábado, 3 de octubre de 2020

81 sesiones de entrenamiento, 47 días  de trabajo y 121 horas de entrenamiento para posteriormente llegar a 58 días de concentración. Así arriba la selección nacional para encarar la primera doble fecha rumbo a Qatar 2022, en donde se medirá primero a Brasil y luego a Argentina.

César Farías dio una exposición de todo lo que ha sido el trabajo que comenzó el 17 de agosto en Santa Cruz y que se extendió hasta este 3 de octubre, complementándose en los próximos días antes de viajar a Sao Paulo el 6 de octubre y medirse a la ‘Canarinha’, la primera prueba para evaluar esta extensa preparación.

«Tenemos mucha ilusión de cara a estos dos partidos y para lo que viene en esta clasificatoria mundialista», indicó Farías, quien no duda de que todo este trabajo rendirá frutos tarde o temprano y se anima a lanzar esta declaración: «Bolivia es la selección que mejor ha trabajado de cara a esta doble fecha de eliminatorias».

Un trabajo completo

Aunque el fútbol no haya vuelto en el país y el rodaje competitivo pueda ser un handicap en la actualidad del futbolista, César Farías apuntó que todo eso se ha buscado compensar con un trabajo enfocado a desarrollar cada una de las áreas del jugador, para optimizar un rendimiento que le permita estar listo para jugar como local y visitante.

En su explicación, el entrenador  resaltó que hasta este sábado 3 de octubre se han llevado a cabo 121 horas de trabajo en campo más gimnasio, durante los 49 días de concentración de La Verde entre Santa Cruz y La Paz. «A nivel de selección esto es difícil de conseguir; trabajo nos ha permitido que el jugador se adapte a la altura y que también pueda entrar y trabajar en el llano», rescató el timonel.

El trabajo de La Verde se dividió en siete módulos de trabajo, cada uno con varios días y sesiones de trabajo, en los que se acumuló un total de 121 horas de entrenamiento en cancha, 38 sesiones de fuerza en gimnasio para reforzar el aspecto físico del jugador y un complemento de 30 sesiones de análisis de video táctico que se traducen en 790 minutos.

Para Farías, en todas estas sesiones de trabajo se empleó «la enseñanza de distintos aspectos técnicos para que los jugadores puedan ejecutar distintos planes». En un lenguaje más práctico, el entrenador de La Verde asegura que los seleccionados están preparados para jugar con distintos esquemas de juego desde el inicio o para ir variando la estrategia a lo largo del encuentro, dependiendo de las distintas situaciones del partido.

Finalmente, para aplacar la falta de rodaje competitivo, el cumanés señaló que se hicieron ocho sesiones de fútbol, con situaciones y realidades de juego que se pueden asemejar a lo que aparezca en el partido oficial. Eso si, a pesar de todo esto, el propio Farías indicó que le hubiese gustado realizar partidos de preparación, pero que debido a la situación pandémica no se pudo ejecutar la idea.

Farías también rescató las distintas actividades grupales que realizó el grupo y las sesiones de psicología con Manuel Llorens, señalando que son trabajos que ayudan a generar espacios para la cohesión como fuerza colectiva y de identidad-.

Promedio de 13 km recorridos

Dentro de todos los datos y números que mostró César Farías, hubo uno que llamó la atención y que, de acuerdo a la explicación, refleja el buen momento físico que estarían viviendo cada uno de los seleccionados.

El técnico venezolano apuntó que sus jugadores están promediando una distancia recorrida de 13 KM en realidad de juego en el Hernando Siles e incluso destacó que algunos futbolistas están por encima de este promedio, dependiendo de la posición en la que trabajan.

Basado en este número, Farías mantiene la idea de poner en cancha a una selección que busque ser protagonista, sin miedo a ir al «golpe a golpe» como visitante y buscando imponer el ritmo y estilo de juego como local.

Para el partido frente a Brasil, la selección habrá acumulado un total de 58 días de trabajo, casi dos meses de preparación que Farías quiso explicar a pocos días de la primera prueba, luego de haber estado todo este tiempo desaparecido de los medios de comunicación.

El momento de ejecutar todo lo que se trabajó será el 9 y 13 de octubre, ante dos pesos pesados como Brasil y Argentina. Allí comenzará la primera evaluación de una selección que se ha enfocado en entrenar para compensar distintas adversidades. Ahora, toca demostrar.