El espacio aéreo en Sudamerica, un problema para CONMEBOL
La conclusión de las copas Libertadores y Sudamericana siguen siendo una duda

El espacio aéreo en Sudamerica, un problema para CONMEBOL

Internacional
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchadomingo, 26 de abril de 2020

La Confederación Sudamericana de Fútbol busca de todas las formas que las ediciones 2020 de la Copa Libertadores de América y la Copa Sudamericana puedan concluirse, pero conforme se analiza la situación del Coronavirus en la región, más dudas surgen.

Para que se reinicien las competencias, todas las fronteras de los países de Sudamérica deben estar abiertas y eso, por ahora, está lejos de darse.

A ese detalle, se le suma que el espacio aéreo en la región seguirá restringido, otro aspecto que debería jugar a favor para que pueda jugarse la Libertadores y Sudamericana. Y es que a pesar de que existe la posibilidad que varios países puedan atreverse a levantar la cuarentena general, ejemplos como los de Argentina truncan la posibilidad de reanudación de los torneos.

Los vuelos son la gran interrogante

La nación sureña, a través de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), autorizó el sábado a las líneas aéreas a vender de manera anticipada o reprogramar vuelos a partir del 1º de septiembre y establece hasta ese momento únicamente podrán operarse los vuelos por excepción autorizados que tengan fines sanitarios o de repatriación de argentinos.

Eso quiere decir que de ninguna manera, existe la posibilidad de que se realicen vuelos en el mes de agosto, comprometiendo aun más el deseo de CONMEBOL, que con esto tendría una puerta más que se cierra.

La situación es parecida en Brasil, uno de los países sudamericanos más golpeados por el Coronavirus con 59479 casos de infectados, 4062 de muertos y 29160 de recuperados. Allí, por ahora ni siquiera se ha hablado de la posibilidad de levantar la restricción de su espacio aéreo, debido a la emergencia que se vive.

Sin tomar en cuenta las determinaciones de los otro ocho países de la región, la situación y decisiones que han tomado desde Brasil y Argentina pone en jaque a la CONMEBOl, que tendría solamente cuatro meses para intentar culminar sus torneos, de los cuales no se han desarrollado ni un cuarto de la competencia. Y ese es el panorama más positivo.