El fútbol boliviano vuelve a quedar en suspenso
El Consejo Superior de la División Profesional volvió a suspenderse

El fútbol boliviano vuelve a quedar en suspenso

División Profesional
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchajueves, 9 de enero de 2020

Pasó mucho y no pasó nada. El fútbol boliviano continuó un día más sin solventar sus problemas, luego de que la Federación Boliviana de Fútbol y el bloque de seis equipos disidentes no se pusieran de acuerdo con respecto a los puntos que este grupo exigía aclarar, imposibilitando así que se iniciara el Consejo Superior de la División Profesional.

La convocatoria a la reunión por parte del ente federativo no encontró respuesta satisfactoria en el sector ‘opositor’, conformado por Blooming, Royal Pari, Guabirá, Oriente Petrolero, Bolívar y Wilstermann, los cuales acobijan la voluntad de Destroyer’s y Sport Boys, protagonistas del conflicto tras la resolución de la FBF en donde se indica que ambos equipos deben perder la categoría, el primero por haber quedado de último y el segundo por no presentarse en la última fecha del Torneo Clausura 2019.

A pesar de contar con mayoría, tras la presencia de los dirigentes de San José, Nacional Potosí, Real Potosí, Always Ready, Real Santa Cruz, Aurora, Atlético Palmaflor y The Strongest, la Federación Boliviana de Fútbol no pudo instaurar el Consejo Superior debido a la falta de quorum reglamentario, pues se necesita la presencia de nueve representantes de la División Profesional para que la reunión se lleva a cabo de forma oficial.

Un tira y encoge que quedó en nada

La postura del sector federativo era instaurar el Consejo Superior para aprobar el reglamento y calendario del Torneo Apertura 2020, además de considerar otros puntos en la orden del día. Por su parte, el otro sector exigía reunirse previamente con el presidente César Salínas para aclarar la situación de los descensos y ascensos, además de ponerle fin a otros capítulos que de acuerdo a la postura de estos equipos, aun no están cerrados.

Si bien esta reunión preliminar había sido acordada para realizarse previo al Consejo Superior en horas de la mañana, la misma fue cancelada, según lo señalado por los dirigentes Guido Loayza y Juan Jordán. No obstante, luego de horas de llamadas y diálogos, parecía que esta reunión entre César Salinas y los representantes del bloque de los disidentes se daría, pues ambas partes quedaron en citarse en la Casa de la Federación Boliviana de Fútbol ubicada en Achumani a las 14HS.

Finalmente, este encuentro se dio a medias, pues los cuatro representantes cruceños dejaron la sede de gobierno y no asistieron a la sede, dejando solo a Renan Quiroga, dirigente de Wilstermann y quien quedó como vocero del G6, encargado de comunicar al sector federativo que la postura de este grupo continuaba firme y no estaban dispuestos a reunirse hasta que no se aclarara todo el panorama, trasladando su propuesta a la FBF y recibiendo una de parte del ente. Ahora, a ambas partes les toca analizar las ofertas que están en la mesa y ver si la solución se puede dar en las próximas horas en una nueva reunión que involucre a los protagonistas principales de los dos frentes.

Luego de seis horas de charlas, declaraciones, llamadas y posturas firmes, el futuro inmediato del fútbol boliviano volvió a quedar en suspenso, esperando por  una solución que deje satisfecho a ambas partes y permita el inicio del Torneo Apertura 2020 en la fecha de 19 de enero.