Fotografía: Víctor Rodríguez - Deporte Total
El boliviano estuvo a punto de dar Walkover

El sueño dorado de Moscoso se pierde entre marchas y bloqueos

Panamericanos Lima 2019
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchamartes, 6 de agosto de 2019

Detras de la dolorosa caida de Conrrado Moscoso ante el mexicano Rodrigo Montoya, existe una intrahistoria  que influyó en la eliminación del boliviano, marginandolo de la posibilidad de luchar por la medalla de oro.

Moscoso estuvo al filo de perder por walkover, debido a distintos problemas en su traslado hasta el Polideportivo El Callao, en donde se disputa el raquetbol. El atleta terminó llegando a dos minutos del inicio del partido, directo a disputar el compromiso ante Ayala, alterando todos los planes previos a un partido tan decisivo.

La jornada no arrancó de la forma prevista para Conrrado, quien debía salir a las 10:30HS con el resto de la delegación en el transporte oficial que los traslada desde la Villa Panamericana hasta la sede de la competencia, la cual queda a una hora y media. No obstante, el chuquisaqueño retrasó su salida, ya que su padre (y entrenador) no estaba disponible en la hora prevista para la salida. Esa decisión, jugó un papel importante en el futuro inmediato de su partido de semifinales.

«Nosotros salimos dos horas antes, pero todo fue caótico. Casi pierde por Walkover», manifestó Gonzalo Alcoreza, presidente de la Federación Boliviana de Ráquetbol.

El boliviano terminó saliendo junto a su padre, media hora después del resto de la delegación. Su traslado fue en un transporte de la organización, el cual tendría numerosos inconvenientes para arribar al Complejo Deportivo de El Callao; primero, perdiéndose en el trayecto y luego teniendo que lidiar con un bloqueo y marcha en la vía hacia la sede de la competencia.

Conforme se sumaban los problemas, el tiempo se reducía y en el seno del equipo de raquetbol se preocupaban por la gran esperanza de medalla de oro en Lima para Bolivia, quien resolvió el problema abordando una moto de un oficial de transito, debido a que el bloqueo que existía en la vía no dejaba pasar al transporte en el que se trasladaba.

A cinco minutos del inicio del compromiso, Conrrado seguía sin aparecer en el recinto y en el equipo boliviano se pasó de la preocupación a la angustia. Finalmente, Moscoso llegó faltando dos minutos para el encuentro, sin tiempo de calentar y entrando directamente a la cancha.

El desespero, la angustia y la alteración de sus planes jugaron en contra del raquetbolista boliviano, quien a pesar de ser favorito ante el rival mexicano, terminó perdiendo en dos sets, con parciales de 15-14 y 15-10.

«Todo esto ha influido mucho en su rendimiento. Nos jugó una mala pasada, si no hubiera sido la moto, imagínense lo que pasaba», añadió Alcoreza.

La decepción por la derrota se consumó en la cancha, pero la posibilidad de luchar por el oro en el raquet empezó a torcerse en el pavimento del trayecto desde la Villa Panamericana hasta el Complejo Deportivo de El Callao.