El ‘Tanque’ Ramos llega a Bolívar buscando recuperar su mejor versión
Comenzó en Argentina, jugó en Grecia y Japón, fue revelación en México y ahora arriba a Bolivia

El ‘Tanque’ Ramos llega a Bolívar buscando recuperar su mejor versión

Bolivia
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchaviernes, 8 de enero de 2021

Bolívar anunció la incorporación de Leonardo Ramos para su modelo 2021,  un centro delantero argentino que tendrá la misión de hacer olvidar los goles de Marcos Riquelme, quien no renovó con la ‘Academia’.

Con Ramos, el cuadro celeste añade una pieza de gran envergadura física, pues con 1.87m de estatura posee un biotipo llamativo, con el que siempre busca adueñarse del área para ganar por arriba o jugar de espaldas al arco y descargar con sus compañeros.

El ‘Tanque’, como se le conoce en el mundo del fútbol, llega a Bolivia con 31 años de edad, procedente del Pachuca mexicano, en donde estuvo lejos de ofrecer una destacada versión en el frente de ataque.

Nacido en Merlo, los registros de Ramos señalan que tuvo su primera experiencia con General Lamadrid de la Primera B Metropolitana del balompié argentino, en el 2011. Posteriormente, saltó al Deportivo Armenio (misma categoría) en donde permaneció por dos temporadas, marcando 27 goles.

Esas campañas hicieron que saliera de Argentina y llegara al Deportivo San Marcos de la Primera División de Chile para la temporada 2014-15, en donde permaneció por ese año y marcó 10 goles en 29 partidos, siendo titular en 18 de ellos. Lo más destacado fue a nivel colectivo, pues su equipo fue subcampeón.

Salida a Europa y vuelta a Argentina

Si bien no fue una temporada brillante, su rendimiento le valió para cruzar el océano y llegar al fútbol griego, en donde fichó con el Platanias de la Super Liga de Grecia. En el balompié heleno, Ramos solo alcanzó a marcar cuatro goles en 25 partidos a lo largo de la temporada, disputando 1219 minutos en cancha.

Ramos no convenció en Grecia y por eso tuvo que retornar al fútbol argentino, recayendo en el Atlanta de la Primera B Metropolitano. Si, de estar en Europa pasaba a jugar una liga de ascenso, buscando un nuevo impulso en su carrera.

El ‘Tanque’ celebrando uno de sus  goles con el León en México.

En el cuadro argentino encontró nuevamente un buen performance, pues tuvo una temporada completa con 34 partidos jugados, 31 como titular, y marcando 13 goles en total. Otra vez, Ramos sacaba credenciales para buscar un equipo en el exterior y lo encontraría en Japón, llegando en el 2017 al Renofa Yamaguchi, de la segunda división de ese país.

En el país del Sol Naciente, el ‘Tanque’ marcó siete goles en 17 partidos a lo largo de la campaña. No renovó con el Yamaguchi y buscó equipo en un nuevo país, uno en el que encontraría probablemente su mejor versión: México.

De más a menos

Ramos dejó la segunda división de Japón para aterrizar en el ascenso mexicano con los Cafetaleros de Chiapas para la zafra 2017-18. Allí, tuva una buena campaña, tras marcar 14 goles en 21 partidos y lograr el ascenso con el equipo. No obstante, Ramos se desligó del equipo de Chiapas y prefirió quedarse en la segunda división del fútbol mexicano.

El argentino fichó por los Lobos de la BUAP para la siguiente temporada y allí tendría su mejor campaña como futbolista. El ‘Tanque’ pasó por encima de todos en el ascenso mexicano y marcó 16 goles en 23 partidos, lo que hizo que la Liga MX fijara su atención en él como un suculento refuerzo para la siguiente temporada.

El juego aéreo es la principal virtud de Ramos.

Sus 30 goles en dos temporadas del torneo de ascenso lo llevaron a fichar por el León, un equipo en el que la experiencia comenzó bien, pero que terminó mal. En la 2019-20 marcó seis goles en 20 encuentros y terminaría quedando afuera de los planes del estratega ‘Nacho’ Ambriz.

El León buscó traspasarlo al no ser del agrado del técnico y aunque sonó para ir a la MLS con el Orlando City, se marchó a préstamo al Pachuca, en donde apenas y vio acción, pues solo jugó ocho partidos, tres como titular y cinco viniendo desde el banquillo, sin marcar un solo gol.

Entre paralización de actividades, lesiones y bajo rendimiento, Ramos anotó su último gol el 15 de febrero de 2020, firmando un año difícil y lejos de un destacado rendimiento.

Ahora, el atacante argentino llega a Bolívar buscando recuperar su mejor versión, esa que hizo llamar la atención del fútbol mexicano, pero que de a poco se fue diluyendo. El cuadro celeste espera tener a un ‘Tanque’ bien entonado, en gran estado físico y que imponga sus condiciones en el área rival.