Foto: Los Tiempos
Marco Sandy confesó que en el comienzo de su carrera estuvo a punto de rendirse

El ‘Toro’ que estuvo a punto de abandonar el fútbol en sus inicios

Destacados
Avatar
Jorge Guilléndomingo, 19 de abril de 2020

El laureado ex zaguero central del Bolívar y de la selección boliviana, Marco Antonio ‘El Toro’ Sandy relató sus experiencias vividas a lo largo de su carrera deportiva, en exclusiva para el programa Estudio Estadio de Radio Monumental.

Cuesta ver al fútbol boliviano sin la presencia de Marco Sandy, pero esto estuvo a punto de ocurrir, pues el defensor confesó que cuando estaba arrancando su carrera, estuvo a punto de tirar la toalla.

Afortunadamente no lo hizo y se apoyó en las dificultades del inicio para curtir su personalidad y firmar una destacada carrera, tanto en Bolívar como en la selección nacional.

El complicado inicio profesional en Paraguay

Sandy debutó profesionalmente en 1990 en el Club Atlético Tembetary, que en ese entonces disputaba la primera división de fútbol en Paraguay y contó que un entrenador le dio que no servía para el fútbol y estuvo a punto de dejarlo. «A un principio le creí, estaba haciendo hora para ver como volver al país», relató.

Entretanto, citó a un portero suplente de aquel equipo paraguayo, Jacinto Elizeche, quien le ayudó a superar el amargo momento y con quien comenzó a entrenar, hasta en tres turnos, durante su estadía en el Tembetary, club con el que debutó profesionalmente.

Llegó a Paraguay, proveniente de la escuela Enrique Happ de Cochabamba, junto a tres compañeros nacionales más: Raúl Limachi (actual fisioterapeuta), Osvaldo Delgadillo (Arquero) y William Delgadillo (Delantero The Strongest), solamente el ‘Toro’ quedó seleccionado de las pruebas.

«Fue una experiencia dura, no teníamos condiciones adecuadas, dormíamos debajo de la gradería sin nada solo con un colchón a eso le llamaban el refugio. Se comía lo que se podía, fue muy duro, me ayudó a forjar el carácter», acotó el cochabambino, al momento de rememorar sus inicios profesionales.

La Iglesia le cambió la vida

Elizache fue un aporte total en la vida de Sandy, no solo a nivel futbolístico, sino también en lo personal, permitiéndole un crecimiento interno que agradece hoy el defensor.

Dentro de su relato, Elizeche fue el que lo llevó a la Iglesia Cristiana Evangélica, «ahí mi vida cambió», sentenció Sandy.

«Dios me enseñó un verso que cambió mi vida para siempre: Mira que te mando a que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque estaré contigo dondequiera que vayas», citó Sandy, resaltando esas palabras como la clave para no desfallecer en los momentos difíciles.

Azkargorta, La Verde y el Mundial del 94

El ‘Toro’ fue uno de los referentes nacionales en aquella recordada selección que consiguió la clasificación al mundial de USA 1994 y fue subcampeona del continente 3 años después.

«A todos nos emociona profundamente recordar las cosas buenas que pudimos vivir, no fue aislado, no fue solo de jugadores, había comunión entre jugadores, dirigentes, periodistas e hinchada, entre todos pudimos tirar el carro para el mismo lado, fui afortunado de pertenecer a ese grupo, todo el cuerpo técnico también era de primer nivel, con todo ese grupo vivimos cosas lindas y duras», recuerda con una sonrisa el eterno 3 de La Verde.

En la valiosa experiencia de la clasificación hacia el Mundial de Estados Unidos 1994, el ‘Toro’ destaca el papel del arquitecto de este logro: Xabier Azkargorta.

«El profe Xabier (Azkargorta) nos invitó a hacer historia, a creer en eso, y nos ayudó a forjar, no es que todos somos recontra amigos, aprendimos a manejar las distintas características que teníamos, hubo respeto e identidad grande.», aseveró.

No todo fue alegría para Sandy y la ‘Verde’ de aquel momento, en 1993 perdieron un amistoso, en condición de local 1-3 con Chile, y recuerda las duras críticas con las que tuvo que lidiar el grupo de seleccionados.

«Nos dijeron de todo, no nos dejaban salir del estadio, los inicios fueron duros pero estábamos convencidos de lo que podíamos hacer», comentó.

Sandy aprovechó la entrevista para analizar también la actualidad de los ciclos clasificatorios e identificó como uno de los principales obstáculos para intentar acceder al mundial, que se jueguen fechas con mucho tiempo de separación.

«Antes jugábamos cada domingo la eliminatoria, hoy es muy dispareja, puedes llegar a los primeros dos partidos muy bien, antes la eliminatoria duraba 2 meses, ahora dura 2 años», apuntó el ex futbolista.

El hombre de un solo club nacional: Bolívar

Luego de su fugaz paso por el Tembetary, Sandy llegó a prueba al Bolívar, que en ese momento era dirigido por Jorge Habegger.

«Estuve a prueba 15 días, al principio no me la creía, para cuando jugaba Bolívar en Cochabamba, me llevaban  (su familia) temprano para que yo vaya a guardar lugar y de un momento a otro estaba entrenando con ellos»,

Fue el único club en el que estuvo dentro del país, comenzó su primera etapa en 1990 y se retiró en 2006, cosechando siete títulos de primera división y siendo parte del historico plantel celeste que disputó la final de la Copa Sudamericana en el 2004.

El legado de Marco Sandy quedará permanentemente en el fútbol boliviano, resaltando a un jugador que fue hizo del caracter su principal carta de su presentación para su juego, superando los obstáculos del inicio y olvidando los tragos amargos de su comienzo.