Champions League

«Fourmidable»: El City humilla al Madrid y está en la final de la Champions

El Real Madrid fue humillado en el ‘Etihad‘ en un duelo que no fue tal. El Manchester City fue tremendamente superior e infligió una goleada de las que duelen, de las que cuesta olvidar, para sellar su billete para la final de la Champions League. El aspirante tumbó a un campeón que mostró su peor cara y que se lleva una derrota de las que duelen y de las que suelen traer consecuencias posteriores.

Había jugado al escondite Carlo Ancelotti con su alineación en los días antes del partido, quién sabe si como estrategia, pero a la hora de la verdad puso a su once de confianza, al que le había respondido en los escenarios más complicados. Así, Antonio Rudiger volvió al banquillo y del marcaje de Erling Haaland, que se encargara Eder Militao.

Era una alineación ofensiva, pero a la hora de la verdad, el Real Madrid se echó para atrás sin rubor. Si en el ‘Bernabéu‘ cedió la pelota, en esta no solo regaló la posesión, sino que también renunció al ataque.

Thibaut Courtois, portero del Real Madrid, evita el gol del delantero Erling Haaland

El plan era aguantar el chaparrón, esperar a que el partido madurara… y rezar a «San» Thibaut Courtois. El City comenzó a llegar cada vez con más frecuencia, primero con un pase de Haaland que no encontró rematador, después con un disparo demasiado cruzado de un excelso Rodri.

Y entonces surgió la figura imponente de Erling. Un preciso centro de Jack Grealish lo remató a bocajarro el noruego de cabeza, pero se encontró con el cuerpo de Courtois. Primer milagro. Poco después, otro testarazo del delantero de los ‘Citizens‘ se topó con una mano del portero belga. Parada alucinante, segundo milagro.

El Real Madrid no salía de su campo, con Luka Modric impreciso, Toni Kroos asediado y Federico Valverde desaparecido. De los delanteros, ni rastro. Así, era cuestión de tiempo que el asedio ‘Skyblue’ acabara reflejándose en el marcador y sucedió con un pase de tiralíneas de Kevin De Bruyne que encontró a Bernardo Silva. Su zurdazo, inapelable, abrió la lata.

Media hora tardó en espabilar, muy levemente, el conjunto blanco. Pasada la media hora, consiguió encontrar por fin a Vinicius Jr. a la carrera, pero Kyle Walker estuvo de nuevo inconmensurable. Un chutazo lejano de Kroos, eso sí, estuvo a punto de igualar el choque, pero Ederson rozó con los dedos y el larguero repelió el tremendo zarpazo del alemán.

Bernardo Silva, mediocampista portugués, anota su doblete ante el Madrid

La réplica del Manchester City fue contundente. Ya con algo más de espacios, Ilkay Gundogan logró profundizar en el área, su disparo tocó en Militao y el balón llegó a Bernardo Silva, que cabeceó a placer a la red.

El Real Madrid necesitaba otra remontada épica en la segunda parte, pero esta vez sin el calor del ‘Bernabéu‘. Salió con otra mentalidad el equipo blanco, pero sin saber encontrar nunca cómo hacer daño al City. Walker seguía secando a Vinicius, Rodrygo jamás estuvo cómodo y Karim Benzema fue el de sus peores noches, una sombra del vigente ‘Balón de Oro‘ que todavía es.

Una falta lejana lanzada por Alaba en la que se lució Ederson fue la única ocasión madridista mientras la eliminatoria estaba viva, mientras el City merodeaba el tercero. La tuvo Haaland tras un mágico taconazo de Gundogan, pero de nuevo se topó con un inconmensurable Courtois, que tocó lo justo para que el balón diera en el larguero.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Bielsa: «No tuvieron que convencerme de venir a la selección de Uruguay»

Se habían ido ya del campo Modric y Kroos, incapaces en esta ocasión de hacerse con el mando del choque, con cambios ya de Ancelotti que parecían a la desesperada, hasta que llegó el tanto que sentenciaba la eliminatoria. Una falta lateral botada por De Bruyne la peinó Akanji y Militao tuvo la mala fortuna de meter el balón en su portería.

La superioridad fue tan absoluta, que por mucho que quedaran bastantes minutos, todos sabían que el finalista estaba decidido. Casi marca el del honor Ceballos, pero Ederson lo evitó, y el que sí estuvo acertado fue Julián Álvarez, que recién salido al campo marcó un gol que redondea el marcador y hace justicia a lo visto en el campo. El Manchester City es el justo finalista de la Champions League y será el rival del Inter de Milán el 10 de junio.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *