«Hay presidentes que prefieren declarar el campeonato desierto»
Robert Blanco, vicepresidente de la División Profesional, desliza la posibilidad de no jugar más en el 2020

«Hay presidentes que prefieren declarar el campeonato desierto»

División Profesional
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchasábado, 25 de abril de 2020

La situación en el fútbol boliviano no es nada distante a lo que ocurre en las ligas de otros países, en donde la incertidumbre reina al momento de evaluar la posibilidad de continuar los campeonatos.

A pesar de la buena voluntad que se pueda tener por concluir los torneos, todo está sujeto a las medidas que tomen las autoridades correspondientes con respecto a la emergencia de salud por el Coronavirus, para ver si se puede seguir o no. Y claro, luego está también considerar la situación económica de los clubes luego de que pase todo.

En esa linea, Robert Blanco, vicepresidente de la División Profesional, confesó que el panorama es gris para el balompié nacional y por eso ya hay quienes piensan en no continuar.

«Hay seis presidentes que han dicho que prefieren irse a sus casas que ser participes y responsables de los problemas que puedan ocasionarse en sus clubes», admite Blanco en una declaración poco alentadora, pero que corresponde con la realidad.

Para el vicepresidente de la División Profesional, esta es una postura enmarcada dentro de la responsabilidad y preocupación que tiene actualmente el dirigente de fútbol.

El discurso de Blanco siembra más incertidumbre, pues el cruceño desliza la idea que hay algunos presidentes en el circuito del fútbol boliviano que ya piensan en no volver a jugar este año, por todas las condiciones que se sabe.

«Hay presidentes que prefieren declarar el campeonato desierto y bueno, si es así, nos pondremos  a trabajar estos meses en divisiones inferiores, en sponsors, trabajar con el gobierno para la Ley del Fútbol y Ley de impuestos que ayudaría a los equipos», reveló Robert Blanco.

¿Qué pasaría si se declara desierto el campeonato?

Dar por terminado el torneo no es fácil. Hay muchos intereses en base a los premios que se consiguen, pues para nadie es un secreto que los clubes basan su economía en el premio metálico que puedan conseguir por clasificar a las copas internacionales.

De acuerdo con Robert Blanco, dentro de esta idea que sugieren algunos directivos, la repartición de premios podría ser en base a lo que se haya acumulado en los 12 partidos que se jugaron en el 2020.

«Hay ideas que nos han dado los presidentes, que no dejan de ser ideas y que pueden ser una salida, como terminar el campeonato como está y que vayan los ocho primeros a representarnos a los torneos», indica el dirigente. No obstante, salta la duda de como se podrían repartir los premios económicos.

«De acuerdo al dinero que reciban (los ocho que clasificarían a las Copas), repartirlo entre los 14 clubes. Quizás que The Strongest y Always Ready, que son ahorita los primeros, no reciban los 3 millones de dólares, recibirán la mitad o un poco más y el resto lo distribuyen con otros equipos», señala Blanco, quien agrega que si se cancela el campeonato, no tendría que haber descensos.

«Los clubes tocaron fondo»

El paso del Coronavirus complicará económicamente todos los aspectos de la vida y la economía del fútbol también se verá afectada.

Eso lo saben los dirigentes del balompié nacional y lo termina de reconocer Blanco. «Humanamente creo que los clubes han tocado fondo», sentencia y complementa indicando que «está muy grave la situación de un 80 o 90% de los equipos».

Con el golpe del Covid-19, el futuro para las instituciones del fútbol nacional luce muy complicado, y Robert Blanco, quien en su cargo de vicepresidente de la División Profesional conoce muy bien la realidad de las instituciones, lo confirma con una teoría muy simple.

«Los dirigentes que ponen de sus bolsillos, no están bien en sus empresas. Ese dirigente primero va a querer ver a su familia, luego a su empresa y trabajadores,  y luego de ahí recién viene su hobby, que es administrar los clubes», explica.