La bioseguridad representará un nuevo dolor de cabeza económico para clubes bolivianos
Activar este mecanismo representaría una inversión de más de 20 mil dólares

La bioseguridad representará un nuevo dolor de cabeza económico para clubes bolivianos

División Profesional
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchadomingo, 10 de mayo de 2020

Si el fútbol en Bolivia busca regresar, los equipos deberán cumplir con una serie de exigencias que permitan ofrecer las condiciones de salud necesaria para sus jugadores, con el fin de evitar nuevos contagios.

El protocolo de bioseguridad con el que deberán contar los equipos deportivos en el país es barato y suponen otro gasto para las instituciones, que sufren la crisis económica a causa de la pandemia.

«El tema de bioseguridad es de mucha preocupación. El presidente de Wilstermann (Grover Vargas) me dijo que solamente para experimentar y poner los equipos, la suma está entre 22 y 27 mil dolares. Eso sin contar con las demás cosas que se debe contar para los entrenamientos», reveló Robert Blanco, vicepresidente de la División Profesional, a Deporte Total.

Nuevo golpe a los clubes

Pruebas rápidas, cámaras ultravioletas o accesorios desinfectantes, aparecen entre las prioridades para ejecutar de forma correcta estos protocolos de Bioseguridad que tendrán que implementar los clubes al momento de pensar en una posible vuelta al futbol.

Para Robert Blanco, esto deberá hacerse correctamente y supone un desembolso que los clubes no tenían previsto, por lo que supone un nuevo golpe a la economía de los clubes.

«Si vamos a implementar el tema de Bioseguridad, hay que hacer una cosa bien hecha y los costos son difíciles. No se si esos clubes pequeños tendrán esa capacidad para afrontar este gasto», indica el dirigente federativo, preocupado el tema.

A la espera de un apoyo gubernamental

Por ahora, miran de reojo ese tema y saben que en algún momento lo deberán tocar entre todos los que están involucrados.

No obstante, Blanco afirma que antes de encarar el análisis económico de lo que supondrá la inversión en Bioseguridad, primero deberán solucionar el tema de reducción salarial con los jugadores.

La dirigencia del fútbol nacional espera también una ayuda del gobierno nacional para ejecutar estos protocolos, lo que ayudaría a los clubes a sobrellevar económicamente esta obligación.

Mientras el momento del debate llega, el fútbol boliviano sabe que para reanudar su competencia deberá ser paciente e inteligente para acordar las condiciones básicas de un eventual regreso a las actividades, en el que exista el menor riesgo posible, pero que apunta también a alterar las golpeadas finanzas de las instituciones.

«Va a ser muy difícil y ademas hay que ser realistas porque nuestro presupuesto que tienen los clubes no tenemos las mismas condiciones de Bioseguridad que tienen otros países», admite Blanco.

Volver al fútbol y no desfallecer el intento, otra preocupación

A todo esto se le deberá sumar los gastos operativos tradicionales en un equipo de fútbol, lo que genera miedo en los dirigentes, pues entienden que las perdidas pueden ser muy perjudiciales.

«Un presidente me dijo que, arreglando con los jugadores, de junio para diciembre el presupuesto seria de 650 mil dolares. Este es un club de una planilla de 100 mil dolares», revela el vicepresidente de la División Profesional antes de soltar la principal preocupación: «La realidad de los clubes es de emergencia. Si hablas con los dirigentes, ellos mismos se preguntan que no saben como terminaran el campeonato.

En un fútbol deficitario y lleno de deudas, el dolor de cabeza que expone Robert Blanco es que los clubes se queden cortos de dinero, en un eventual retorno del balompié.

«Ojalá los dirigentes tengan la capacidad de poder conseguir estos montos para que los clubes no entren en crisis y no tengamos casos como los de Sport Boys el año pasado«, señala el cruceño, recordando el episodio del equipo de Warnes, que no terminó el Clausura 2019 por falta de dinero.