San José
La empresa inversora en el Santo estima solucionar los problemas económicos en los próximos días

La crisis de San José sigue siendo insostenible

San José
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchalunes, 13 de enero de 2020

El panorama de San José no mejora y a nueve días de su estreno en Copa Libertadores, el cuadro santo sigue padeciendo las consecuencias de las deudas que arrastra desde el año pasado y que han hecho que la actualidad del equipo orureño sea de total incertidumbre.

Lo último en San José ha sido la renuncia al cargo de presidente de Marcelo Flores, aunado al éxodo de gran parte de su plantilla. Toda esta situación es un dolor de cabeza para una institución sumergida en deudas, a tal punto que el gobierno departamental se ha involucrado para intentar buscar una solución, aunque las deudas son más grande de lo que se preveía en un inicio.

«La deuda en San José asciende a 4.250.000 dolares», indicó José María Cuellar, encargado de Piskajira Hirnakiri Takichuimanpi, empresa inversora en el equipo santo.

De acuerdo a Cuellar, en la mesa de la institución aparecen más de 14 demandas FIFA, aunque las prioridades en este momento son los procesos que llevan adelante el técnico Julio Uribe, y los argentinos José Luis Tancredi y Nahuel Quiroga, los cuales aun no han sido resueltos, impidiendo que el equipo santo pueda habilitar jugadores nuevos en su plantilla.

El encargado de la empresa Piskajira Hirnakiri Takichuimanpi afirmó que tras la salida de Flores, con quien debían trabajar en conjunto desde que ganó las elecciones a finales de diciembre, el cargo de presidente lo ejercerá Huascar Antezana, quien anteriormente figuraba como vicepresidente.

Asimismo, indicó para este martes se tiene previsto cancelar un mes de sueldo pendiente a los jugadores que se quedaron en la institución, además de la firma de contratos.

Cuellar mandó un mensaje conciliador a la afición orureña y dijo que pronto solucionaran las deudas pendientes y anunciarán nuevos refuerzos. De cara a su presentación en la Copa Libertadores ante Guaraní, pidió tranquilidad a la gente y señaló que en San José «vamos a inscribir 23 jugadores para la Copa, cuyo plazo vence el viernes».

A la complicada situación económica del Santo se le agrega un éxodo de jugadores notable, tras la partida de nombres claves en la plantilla durante el año pasado, como los hermanos Torrico, Marcos Barrera, Helmut Gutiérrez, Iker Hernández, Rodrigo Ramallo, entre otros.