El frances Julien Benhaim en el Mercado Campero de Oruro (Foto de Thomas Allain)
Pese a llegar con contrato firmado fue abandonado por la dirigencia de San José en plena cuarentena

La increíble travesía del francés Julien Benhaim en Bolivia

Internacional

Para el volante francés Julien Benhain, la experiencia vivida en San José será sin duda inolvidable en su carrera deportiva.

En contacto directo con Francia, el periodista Thomas Allain, parte del equipo Deporte Total contó al Selfie Deportivo la historia de Benhaim en Bolivia. Pese a partir de Francia con un contrato firmado, fue engañado durante tres meses por las dirigencias que estuvieron de paso en el club orureño. Pero en medio de este desafortunado episodio, encontró la bondad del pueblo orureño, quienes muy a su estilo, le hicieron más llevadero el mal momento.

LLEGADA A TIERRA ‘SANTA’

Desde sus primeros días en Bolivia, Thomas Allain fue un guía a la distancia para Julien Benhaim. El periodista francés fue parte del equipo de comentaristas en Deporte Total durante la última Copa Mundial y durante buen tiempo conoció nuestra cultura.

Sobre a llegada del volante francés, Thomas comenta:

«Llegó a Bolivia precipitadamente con el sueño de jugar ante Guaraní en Libertadores, ya estando en Oruro entendió que la situación del club era complicada. Como la dirigencia le prometió que arreglarían su situación y lo habilitarían, decidió quedarse solo en un hostal. Mientras entrenaba se hizo amigo de varios de los jugadores. uno era Freddy Abastoflor que había estudiado en el Franco Boliviano entonces sabía francés. También se hizo amigo de un taxista que lo llevaba del hostal al entrenamiento y de vuelta.»

ENTRE PROMESAS INCUMPLIDAS

Finalizada la Libertadores y sin haber podido ser habilitado en el torneo local, Julien Benhaim entraría en cuenta de que su sueño se había frustrado. Mientras continuaba entrenando con el primer plantel, comenzó a hacer los planes para el retorno a casa, pero ahí (según Thomas) vendrían más malas noticias.

“Una mañana el presidente fue a pagar al primer plantel, pero a Julien querían darle medio sueldo. Él no quiso aceptarlo y dijo que necesitaba todo el dinero, así que el presidente lo convocó a la sede pero nunca apareció. Esa noche el dueño del hostal le dijo que el club no había pagado la cuenta y que ya no podía quedarse ahí. Lo desalojaron conjuntamente al ‘turco’ Asad (técnico) y Julien que no había cobrado un peso hasta ese momento no tenía donde quedarse. Entonces el taxista del cual se hizo amigo lo invitó a vivir con su familia en su casa hasta que todo se solucione. En su casa ya eran 10 pero aun así pasaron 4 días juntos. Esa noche Julien invitó a comer una pizza al taxista, y al entrar a la pizzeria estaba el presidente de San José.”

DE RETORNO A FRANCIA

Caían los últimos días de marzo y comenzaban los problemas con la cuarentena por el COVID. Ahí Julien tuvo que tomar una decisión y priorizar su salud ya que Oruro era el primer departamento con un caso positivo.

“Julien se fue muy triste por no jugar en San José pero se llevó una percepción muy buena de Bolivia y su gente. Cuando llegó la cuarentena a Oruro se tuvo que ir a La Paz y hospedarse con su propio dinero, incluyendo la comida. El domingo 3 de Abril Julien aprovechó un vuelo solidario que consiguieron las embajadas de Bélgica, Francia y Alemania y volvió a su casa.”

EL PEOR ANTECEDENTE PARA EL FÚTBOL BOLIVIANO

Quizá en nuestro país la historia de Julien Benhaim no causó mucho revuelo, pero en Francia fue conocido como “el calvario de un francés en Bolivia”. Thomas Allain finaliza el contacto comentando que hubo mucho interés de la segunda división francesa por entablar un mercado de pases con Bolivia.

“Por la situación que estaba pasando, San José no era el club correcto en ese momento. Era la oportunidad perfecta para que se entablen buenas relaciones en el fútbol entre Francia y Bolivia. Ojalá en el futuro se pueda llevar a jugadores franceses a clubes más sólidos como Bolívar, Wilstermann o The Strongest. Aquí en Francia había interés por el lateral izquierdo de Bolívar, Jorge Enrique Flores. Es un jugador de primera que aquí sería realmente oro en ese nivel. Hablé con su representante porque acá había interés para verlo (no todavía para firmarlo) en la segunda división como el Chateauroux y el Orleans. Pero como él está en Bolívar con un buen sueldo, la familia y Copa Libertadores, no le interesó mucho la opción”.