Blooming

Las cinco claves para revivir el clásico cruceño #196

Mientras Oriente celebra una victoria memorable sobre su histórico rival, Blooming, te detallamos cinco claves para entender la fiesta que se vivió el domingo por la noche en el ‘Tahuichi’.

1. Victoria en la cancha y en la taquilla

El ‘Tahuichi’ se llenó de bote a bote, y es que las entradas para el clásico se agotaron al menos tres horas antes del inicio del partido. Con Oriente Petrolero oficiando como local administrativo, la venta de las más de 30 mil entradas suponía una victoria anticipada para los verdolagas, más tarde redoblada al ganarle al rival de siempre de la manera más emotiva que el fútbol puede ofrecer.

2. La despedida de un histórico quedó archivada

La influencia de Joselito Vaca en Blooming, y en su breve paso por Oriente Petrolero, lo consolidan como uno de los históricos del clásico cruceño. Con 75 clásicos cruceños encima y casi la misma cantidad de goles combinados para los grandes de Santa Cruz (74), Vaca le pondrá fin a 23 años de carrera profesional en noviembre. Vaca entró en cancha para jugar sus últimos 20 minutos en un clásico. Lamentablemente el ídolo de Blooming recordará este partido con un trago de derrota.

4. ‘Coco’ Correa justificó su presencia

Desde que llegó a ponerse la ’10’ de Oriente, Jorge Correa no había podido llenar las expectativas del primer plantel, pese a que llegó en reemplazo de Luciano Guaycochea que apenas logró tres asistencias y tres goles en su corto paso por Santa Cruz. Correa ingresó a la cancha a cuatro minutos del final de un partido en el que ambos equipos parecían haber pactado el empate. Sin embargo, el ‘Coco’ Correa no se dejó llevar por lo tardío de su ingreso y se ubicó en el lugar exacto, en el momento preciso para empujar el gol de una de las victorias más memorables de Oriente en un clásico.

5. Oriente leyó el partido y aprovechó la distracción de Blooming

La expulsión de Jesús Sagredo al minuto 93 parecía ser la última acción del partido. Con un minuto más por jugarse, luego de la dilación que provocó la salida del ‘tojo’, Blooming directamente no se reorganizó en defensa y parecía ya tener la cabeza en el vestuario. Oriente probó suerte una vez más y se encontró con el grave error de la zaga rival que desencadenó el festejo que durará hasta el próximo clásico.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *