Argentina

Leo Messi: «Ya no puedo pedir nada más»

«Ya no puedo pedir nada más», afirmó Lionel Messi, capitán, goleador y corazón de una Argentina que finalmente lo ayudó a cumplir el sueño de alzar la Copa del Mundo en su quinta, última y sin dudas mejor actuación en un Mundial.

«Es una locura», afirmó Leo, quien a los 35 años pudo sacarse esa espina que tenía clavada desde la final perdida con Alemania en Brasil 2014 y besar la Copa tras la victoria por penales en una definición histórica frente a Francia, que defendía el título.

«Gracias a Dios se me dio. Son mis últimos años», confesó el astro que celebró siete goles en Qatar para llegar a un total de 13 en Mundiales y que con 26 presencias se convirtió en el futbolista con más partidos en la historia del torneo.

Dos convirtió en esta final, que no bastaron para asegurar la victoria en 120′ de juego apasionante en los que Kylian Mbappé, su compañero de equipo en París Saint-Germain, celebró tres que lo convirtieron en el artillero de esta Copa con ocho festejos.

Poco pareció importarle ese detalle a un Messi que festejó después de tantos años de espera en cancha con su esposa, Antonela Roccuzzo, con sus tres hijos y con su madre, la tan ansiada consagración.

También convirtió en la definición por penales, al ejecutar el primero de la serie para Argentina, luego de que Mbappé pusiera en ventaja a Francia, como para refrendar que este era su Mundial, como terminó siéndolo.

«Tenemos muchas ganas de ir para allá con el equipo», señaló el capitán en diálogo con TyC Sports, al advertir que la selección comandada por Lionel Scaloni, otro de los artífices de la consagración, viajaría a Argentina para celebrar con su gente la tercera Copa del Mundo.

Consultado sobre si este fue su último partido con la selección nacional, tras haber celebrado el año pasado la Copa América en Brasil, Lionel respondió: «No hay mucho más después de esto, pero quiero vivir algunos partidos más siendo campeón del mundo».

TAMBIÉN PUEDES LEER: Argentina de Messi celebra el tricampeonato tras una final de infarto

«Este era el sueño que tenía desde que era chiquito y hoy se hizo realidad. Por eso me encanta el fútbol y disfruto lo que hago», completó el gran capitán, quien finalmente pudo poner fin a la eterna comparación con el eterno Diego Maradona, a quien tanto se pareció en esta, su última y consagratoria actuación mundialista.

(Vía agencias)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *