Mosquera – Royal Pari: una relación que ya había dado muestras de desgaste
Previo a su salida, el colombiano reveló hace una semana que la dirigencia del club lo había abandonado

Mosquera – Royal Pari: una relación que ya había dado muestras de desgaste

Royal Pari
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchasábado, 9 de mayo de 2020

El viernes por la noche, Royal Pari sorprendió con la noticia que publicaba en sus redes sociales, en donde anunciaba que el colombiano John Jairo Mosquera no seguía en el club que militaba desde el 2018.

En la comunicación no se explican las razones de su salida, pero todo indica que la paciencia del delantero llegó a su fin. El neogranadino había expuesto hace algunos días en la prensa colombiana, la difícil situación en la que se encontraba en Royal Pari, en medio de la paralización del fútbol nacional, a causa del Coronavirus.

El 1 de mayo,  el diario colombiano El País, de la ciudad de Cali, conversó con Mosquera, quien anticipaba su molestia por la forma como el club estaba tratando a sus jugadores, lo que podría haber sido el definitivo punto de quiebre para el abrupto cierre de ciclo del atacante.

De acuerdo a la nota que publicó este medio de comunicación, Mosquera dice que en Royal Pari se escondieron todos, que no les pagaban desde hace tres meses y que, literalmente, los dejaron tirados a su suerte porque ningún dirigente del club se había interesado por la suerte de sus jugadores, especialmente de los extranjeros.

A continuación, compartimos integramente la entrevista de John Jairo Mosquera con el diario El País, en un trabajo del periodista Francisco Henao Bolívar.

P-¿Usted también se sumó al pedido de los colombianos que juegan en Bolivia para que los dejen regresar?

JJM– Esa es la idea, estar mejor en su país con la familia. Hablé con Luis Carlos Arias, con Hárold Reina, con Ánier Figueroa y con otros muchachos que juegan acá en Bolivia, y tocamos el tema que estamos viviendo, encerrados, muchos están solos y todos con el deseo de regresar a Colombia.

P-¿Es difícil que se dé un reinicio de la Liga boliviana?

JJM – Este fin de semana hay una reunión y allí se definirá todo. Si no se llega a nada, le dije a Luis Carlos Arias que yo también me iría en ese vuelo humanitario que saldría para Colombia. Yo acá no me puedo quedar si no hay fútbol. Para mí lo mejor es que el torneo se cancele. La situación es complicada, lo mismo que el tema de los salarios de los jugadores. A nosotros nos están debiendo tres meses en el Royal Pari y si esto sigue así, va a ser más complicado.

P-Tres meses de deuda quiere decir que el incumplimiento comenzó antes de esta crisis…

JJM – Sí, y ni siquiera dan la cara. Yo creo que lo mejor es que den por terminada la liga para uno irse a su país y ver qué pasa para el próximo año.

P- ¿Algún directivo ha llamado para, por lo menos, ver cómo están?

JJM– Ninguno. Solo están pendientes cuando uno está jugando. En esta crisis era para que estuvieran atentos a ver cómo está uno y qué necesita, y para explicar por qué no han pagado. Eso me tiene ofendido, no dan la cara, no dicen nada.

P – ¿En otras palabras, los abandonaron a su suerte en un momento crítico?

JJM- Si, nos dejaron tirados, es la verdad. Conmigo no se han comunicado, y tengo entendido que con ningún otro jugador del plantel. Es triste esto, los directivos están peleando por la rebaja de salarios y tengo entendido que sería un 50% en marzo, un 25% en abril, un 25% en mayo y de ahí para allá no sé qué va a pasar. Con la directiva el tema es complicado, no te llaman, no te mandan un mensaje de ánimo, no se preocupan por sus jugadores. Esto me tiene muy dolido porque a este equipo le he dado mucho.

P-¿Si el trato con usted es así, siendo figura y goleador, cómo será con el resto del plantel?

JJM –Es cierto, bien o mal, le he dado mucho al equipo. Cuando el equipo me necesitó, estuve ahí, estando incluso enfermo. En la mayoría de los partidos marqué goles, he hecho historia con el equipo, pero lo que está pasando no lo había visto en ningún otro club.

P- ¿Es normal esa situación en un equipo que juega incluso torneos internacionales?

JJM– Para que vean cómo está la situación acá. Nosotros jugamos Copa Suramericana, llegamos hasta la tercera ronda —nos eliminó Equidad en Bogotá—, y en el torneo boliviano estamos bien, vamos a un punto del líder. Si el torneo termina como está, aseguramos de nuevo Suramericana para el otro año. Pero sinceramente no dan ganas de seguir jugando. Yo espero que esta semana resuelvan algo, que den por terminado el torneo para regresar a Colombia.

P- ¿Entonces no le ve solución a lo de ustedes en el Royal Pari?

JJM– Difícil. Si uno pelea con los directivos, así tenga la razón, va a perder. Son tres meses sin pago y eso me ha obligado a echar mano de los ahorros porque hay que comprar cosas, hay que pagar arriendo y otras obligaciones. Los directivos aparecen es cuando los resultados no se dan, se meten al camerino, aprietan a los jugadores, amenazan con descontar del sueldo… y uno se tiene que quedar callado. Pero cuando estamos ganando, no aparecen y, lo más grave, no pagan. Yo tengo contrato hasta el 31 de diciembre y no pienso renovar porque no aguanto más.