El BMW amarillo de Hubner, Bendeck y Burgoa en el paso por Bolivia.
El auto de color amarillo acompañó a Hubner, Bendeck y Burgoa a completar una hazaña

¿Qué pasó con el BMW amarillo que utilizó el equipo boliviano en el Rally mundial de 1970?

Motor
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchamiércoles, 27 de mayo de 2020

Para completar un Rally Mundial de la magnitud del que se corrió en 1970, hay que tener un carro ejemplar que aguante un recorrido de 27.500 kilometros, en trayectos que no solo eran de pavimento, sino también de tierra.

A la habilidad automovilistica de Dieter Hubner, Willy Bendeck y Jorge Burgoa se les unio un BMW  modelo 323, equipado con un motor E-21. El coche era de color amarillo y estaba rotulado con el número 29.

Ese auto completó el trayecto en 38 días y de acuerdo a la palabra de Dieter Hubner, una de las pocas veces que dio problema fue en el recorrido entre Buenos Aires y Santiago, cuando tuvieron problemas con el embrague, los cuales pudieron solucionar y continuar.

Los nombres de los tres pilotos quedaron en la historia del automovilismo, así como también quedó en la memoria ese coche amarillo que llevaba al frente el nombre del país. ¿Qué paso con ese auto? Dieter Hubner cuenta la historia.

«Yo me quedé finalmente con ese auto, pero lamentablemente tuve un accidente en la carretera Oruro – La Paz en el 1972», revela el piloto boliviano, manifestando que ese BMW ya no podría entrar en un museo del deporte nacional, como muchos anhelaban.

Aquella noche del 72, Hubner casi pasa a mejor vida, pues como él mismo relata, el incidente fue muy grave y pudo acabar con su vida.

«Fue un accidente muy fuerte, donde termine con 16 fracturas, estrellandome contra un omnibus que estaba estacionado en la vía», cuenta el hombre que recorrió el Rally Mundial de 1970 junto a Beckner y Burgoa.

El desenlace del BMW 323 amarillo fue innegable, pues después del choque quedó en pura chatarra; Hubner cuenta que una persona lo compró, pero evidentemente no es el mismo auto que pasó a la historia del automovilismo, tras recorrer dos continentes en 38 días, bajo la conducción de los tres mosqueteros del camino.