El suizo busca su Gran Slam número 21.
El suizo venció en cuatro sets a Rafael Nadal y jugará una nueva final en Londres

Roger Federer impone su ley en Wimbledon

Tenis
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchaviernes, 12 de julio de 2019

Roger Federer y Rafael Nadal volvieron a ofrecer un espectáculo digno de una rivalidad única, trasladada a las semifinales de Wimbledon y en donde finalmente el suizo se quedó con la victoria en cuatro sets, sobre un Nadal que vendió cara su derrota, batallando hasta el final.

En el capítulo número 40 de este clásico del tennis, Federer impuso su ley en su torneo, escenario y superficie favorita. Porque así como Nadal mandó en su casa hace un mes, imponiendose en el Roland Garros, esta vez Roger Federer dió un golpe en la mesa en su reino, ese en donde ÉL es el jardinero real. Nadal significa Roland Garros y Federer se traduce en Wimbledon.

Esta vez, el suizo definió la historia en su favor con parciales de 7-6 (7-3), 1-6, 6-3 y 6-4, en una obra excelsa que duró tres horas y dos minutos. A lo largo del partido, las virtudes de ambos tenistas salieron a relucir, permitiendo que todos los fanáticos disfrutaran cada punto: técnica, despliegue físico, inteligencia emocional y, sobretodo, ganas de ganar.

El primer set fue un ejemplo claro de lo que significa un duelo entre Nadal y Federer, con todas las virtudes previamente dichas expuestas en el césped del All England Club. Una batalla que exigió al máximo a los dos y que tras mucho esfuerzo, Roger Federer celebraría, teniendo un punto de inflexión clave que serviría para inclinar la balanza general a su favor.

Luego del desgaste del primer set, el suizo se permitió descansar en la segunda cancha, la cual conseguiría Rafael Nadal con mucha facilidad, para emparejar las acciones. Sin embargo, esos siete puntos jugados fue un pequeño respiro que tomó Federer, para luego ir con todo en el tercer y cuarto set.

Con todo igualado, los siguientes dos parciales serían para un Roger Federer ambicioso e inteligente, ante un Rafa Nadal que estuvo siempre obligado a remar contra la corriente, frente a la tranquilidad patrocinada por el dueño de ocho torneos en Wimbledon.

El último set fue, como el primero, un botón de muestra de lo que ofrecen estos dos atletas. Bien jugado y nuevamente con un desgaste físico importante, en el que Federer impuso la dinámica y el ritmo, mientras que Nadal resistía con todo. El español resistió tanto que salvó cuatro match points, antes de que el helvético le colocara punto y final a esta historia.

Solo uno de los dos podía seguir con vida, y en el All England Club, Federer impuso su ley. Ahora, el suizo jugará su final número 12 en Wimbledon, esta vez ante Novak Djokovic, en otro clásico duelo de este deporte.

En el horizonte, Roger Federer visualiza su noveno Wimbledon y su Gran Slam número 21, pero antes deberá lidiar con el desgaste de este partido y con un rival de categoría, quien venció previamente al español Bautista en cuatro sets. El domingo, el show está garantizado.