Sadiku explica sus costumbres: «Debo rezar por el Dios cinco veces al día»
En exclusiva con Deporte Total, el albanés explicó lo que hará durante el Ramadán

Sadiku explica sus costumbres: «Debo rezar por el Dios cinco veces al día»

Destacados
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchamartes, 20 de abril de 2021

El Ramadán y Armando Sadiku ha sido un tema llamativo en los últimos días en el espectro del fútbol nacional, que tiene al albanés como primer jugador en Bolivia que debe cumplir con esta tradición.

Hacer el Ramadán incluye un ayuno voluntario desde que sale hasta que se esconde el sol, algo que el atacante confesó en la previa del partido ante Junior de Barranquilla que no iba a hacer desde el primer día, debido a que se encontraba bajo tratamiento de antibióticos.

No obstante, Sadiku decidió en definitiva no hacerlo por ahora, considerando la alta cantidad de partidos que tendrá con Bolívar, entre torneo local y Sudamericana.

«Ahora que estoy aquí en Bolívar tenemos muchos partidos y ahora seria muy difícil hacerlo. Este año he decidido no hacerlo por ahora, pero después en vacaciones haré mi Ramadán», confesó Armando a Deporte Total, explicando el resto de las costumbres que si cumplirá.

Cinco minutos de oración

Con mucha discreción, Armando Sadiku confiesa que es muy reservado en cuanto a sus costumbres religiosas que debe cumplir, sin embargo, el jugador celeste aceptó a explicar algunos detalles de una tradición emblemática para los musulmanes.

«Debo rezar por el Dios cinco veces al día, rezar por él cinco minutos por todo lo que nos da, es lo mínimo que puedo hacer», señala Armando, en su más que entendible y fluido español.

El delantero explica que sus oraciones se dan cinco veces al día: en la mañana, al mediodía, durante la tarde, en la puesta del sol y en la noche. «En total son 25 minutos, no es mucho», sentenció Armando.

Los viernes, un día especial

El ayuno y los rezos son dos de las costumbres más arraigadas en el mes que dura el Ramadán, aunque Sadiku confiesa que esto no es nada difícil, a pesar de las restricciones que puede conllevar.

«Cuando te permiten comer, comes mucho, toda la noche. En la mañana bebes mucho, los primeros dos o tres días son complicados, pero luego te acostumbras», revela el albanés.

En medio de sus rutinas diarias, el atacante organiza sus tiempos para cumplir con sus oraciones y no fallar en los entrenamientos. Principalmente los días viernes, un día que guarda un sentido especial para los musulmanes.

«Es un día especial para nosotros, porque ese día escuchas la oración que se limpia los pecados que se hacen toda la semana», expresó el atacante de la ‘Academia’.