San José alineó al fisioterapeuta por falta de jugadores
El 'Santo' quiso hacer fútbol y tuvo que 'incorporar' a un jugador de emergencia

San José alineó al fisioterapeuta por falta de jugadores

San José
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchaviernes, 30 de octubre de 2020

El Club San José de Oruro se ha convertido en una institución llena de problemas y que deja historias inverosímiles para un equipo que sufre las consecuencias de sus inconvenientes dirigenciales.

En la actualidad, el cuadro santo está dividido. Por un lado aparece un equipo que entrena con juveniles bajo las ordenes del profesor Arnaldo Mancilla, quien prepara un equipo en donde la mayoría son elementos que ni siquiera han tenido su debut en la División Profesional, pero al que la dirigencia apuesta en caso de que vuelva el fútbol, ya que de forma unilateral, el directorio que encabeza Huascar Antezana decidió ponerle fin al año deportivo en el mes de mayo, dejando a los futbolistas profesionales en el aire.

Justamente, el otro grupo lo conforman estos jugadores, quienes quedaron abandonados por la dirigencia, pero que aun así entrenan por su parte, pagando de su bolsillo los gimnasios y las canchas para entrenar y hacer fútbol. En este grupo, hay jugadores de renombre como Rodrigo Vargas, Marcelo Gómes o Mario Ovando.

Volvió a jugar después de diez años

Este grupo decidió hacer fútbol este jueves, llevando a cabo un partido amistoso ante el equipo AMDECAR, equipo que jugará la Copa Simón Bolívar.  El grupo de jugadores profesionales de San José quiso armar un partido para ajustar detalles técnicos, pues como dijo Rodrigo Vargas, ellos quieren estar preparados en caso de que el club los tome en cuenta si llega a reanudarse el torneo.

El problema es que la crisis institucional de la ‘V Azulada’ ha hecho que este combinado de jugadores solo esté conformado por 10 futbolistas, por lo que faltaba un miembro más para completar el equipo; fue allí en donde entró el nombre de Deymar Arce, fisioterapeuta de los jugadores, que tuvo que vestirse de corto, ponerse las chuteras y hacer de lateral derecho para que así el San José ‘profesional’ pudiera llegar a once jugadores.

«Después de diez años volví a jugar en este estadio y es satisfactorio estar en un terreno de juego», indicó Arce, que no desentonó en la victoria del equipo por 4 goles a 2, y que a pesar de estar jugando, no descuidó sus labores, advirtiendo que lo ideal sería que todo el equipo volviera a trabajar en condiciones normales.

«Ellos no se han descuidado, pero obviamente se toman en cuenta que las equivalencias no son las mismas así que seria bueno que todos pudiéramos volver a trabajar para que el rendimiento se incremente«, apuntó el improvisado lateral derecho.

Abandonado por la dirigencia, como el resto

A pesar de no ser jugador, Deymar Arce también vive en carne propia lo que padece el jugador profesional de San José de Oruro, que no es otra cosa que un notable abandono dirigencial que se traduce en una extensa deuda

«Estoy sin cobrar por un año, seis meses de la gestión pasada y seis meses de esta gestión. Estoy esperando algún tipo de respuesta con la paciencia que hemos tenido, entendemos las circunstancias de lo que estamos pasando, pero la paciencia ha existido y la predisposición también», señala Arce con una voz muy calmada, después de completar el partido amistoso en Oruro.

Mientras la incertidumbre continúa rondando el entorno del cuadro santo, estos jugadores buscan mantenerse en forma, a la espera de que la directiva de Huascar Antezana haga las cosas de forma correcta. Por ahora, ellos buscan mantenerse en forma, tanto física como futbolisticamente, aun y cuando tengan que ‘fichar’ a un refuerzo de emergencia, como su fisioterapeuta.