«Tengo historia en los dos clubes, pero siempre voy a querer que gane Bolívar»
A pesar de jugar en Bolívar y Palmeiras, Carlos Aragonés tiene claro su deseo

«Tengo historia en los dos clubes, pero siempre voy a querer que gane Bolívar»

Libertadores
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchajueves, 10 de septiembre de 2020

Si hay un hombre que va a vivir de forma especial el duelo entre Bolívar y Palmeiras del próximo 16 de septiembre por la Copa Libertadores, ese será Carlos Aragonés, quien vistió y brillo con la camiseta de ambos equipos.

El habilidoso mediocampista jugó en el cuadro celeste en la decada del 70 (1976 a 1980), convirtiéndose en un referente para la institución y dejando un legado imborrable. Ese performance lo llevó justamente al Palmeiras, en donde destacó entre 1980 y 1984.

«Tengo un gran recuerdo por el paso en los dos clubes y guardo las camisetas de ambos equipos», señala ahora Aragonés, a seis días del duelo que acogerá el Hernando Siles.

A pesar de valorar enormemente su paso por el cuadro paulista, Aragonés la tiene clara para este compromiso. «Tengo historia en los dos clubes, pero siempre voy a querer que gane Bolívar«, apunta con una sonrisa.

Del ‘Celeste’ al ‘Verdao’

Las actuaciones de Aragonés con la camiseta del Bolívar y la selección nacional llegaron a despertar interés en Brasil, por lo que en 1980, un dirigente del equipo brasileño apareció en La Paz para negociar el traspaso del jugador. No obstante, su salida no fue sencilla.

«Yo no esperaba ser traspasado a un fútbol tan importante, siempre afiance mi fútbol en Bolivia y en la selección nacional,  pero tenia en mente salir a jugar afuera del país, algo que era complicado en ese tiempo», recuerda Aragones, quien posteriormente rememora como se dio finalmente su traspaso.

«Un día apareció un dirigente de Palmeiras en La Paz y empezó a hacer las gestiones para mi fichaje; Bolivar en su momento puso trabas para que yo me quedara, tuve que resignar muchas cosas para irme y que el club entendiera que yo me quería ir», cuenta el exfutbolista, quien jugó cuatro años con el ‘Verdao’.

Su paso por el cuadro paulista lo recuerda de forma especial, pues para Aragonés este significó un salto de calidad y responsabilidad, además de un compromiso mayor para dejar en alto el fútbol boliviano.

A Aragonés lo quisieron tanto en Bolívar y Palmeiras que en 1981 llegó a La Paz vistiendo la camiseta verde para un partido amistoso en el que disputó un tiempo con cada club. «Ese fue un momento muy especial para mi», recuerda el creativo.

Así ve el partido

La lectura y visión de un exfutbolista siempre es valida para analizar los partidos y en este caso, la voz de Aragonés tiene mayor relevancia, pues puede hablar con la propiedad de quien estuvo en cancha y también ejerciendo funciones de técnico.

De cara al compromiso del próximo miércoles, el exjugador indica que no hay dudas de que el recorrido futbolístico que tiene Palmeiras, quien llegará con 10 partidos oficiales a La Paz, puede influir.

«Entrenar no es lo mismo que jugar un partido, las circunstancias del juego son diferentes en relacion a lo que se hace el dia del partido que representa otras dificultades y otros problemas», apunta Aragones.

Sin embargo, se apresura también en señalar que el recorrido futbolístico puede ser compensado de otras formas, deseando que su querida academia encuentre la formula para equilibrar esa posible ventaja del Palmeiras.

«Espero que Bolívar tenga la capacidad para encontrar un ritmo de juego, pero en el futbol se puede compensar con otros aspectos. Quizas la falta de ritmo futbolistico se puede compensar con un buen ritmo físico», manifestó Aragonés.

Con un recuerdo grato de los dos, pero sin el corazón dividido, Carlos Aragonés se prepara para volver a disfrutar de la Copa Libertadores, esperando que su Bolivar y Palmeiras protagonicen un buen duelo, pero esperando que la victoria se quede en La Paz.