Un calendario muy apretado: 98 partidos en 34 días
Los equipos nacionales jugarán cada 48 horas para completar el Apertura 2020

Un calendario muy apretado: 98 partidos en 34 días

División Profesional
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchamartes, 24 de noviembre de 2020

Se sabía que si el fútbol regresaba, el calendario de partidos iba a ser complicado, pues los equipos debían disputar 14 fechas para finalizar un Torneo Apertura 2020 que al momento de su paralización, había jugado 12 jornadas.

El programa de encuentros podía ser ajustado o muy ajustado y al final se determinó lo segundo, luego de que los equipos profesionales acordaran no extender la conclusión del presente campeonato hasta el próximo año y finalizar todo en esta gestión.

Ante esta situación estuvieron en contra los clubes Bolívar, Wilstermann y Aurora, principalmente los primeros dos clubes, ya que aun están en competencia internacional y estarán obligados a utilizar planteles alternos al momento de encarar los partidos locales, pues no podrán reprogramar ningún compromiso.

Sobredosis de fútbol

En total, la agenda del fútbol nacional tendrá la disputa de 98 en partidos que se jugarán en un máximo de 34 días, pues todo comenzará este viernes 27 de noviembre y terminará el 31 de diciembre. Es decir, la cuenta sale a un promedio de 2,88 partidos por día.

Será un calendario maratónico que tendrá tres fechas por semana, obligando a los equipos a jugar cada 48 horas. Prácticamente no habrá descanso entre partido y partido, por lo que los cuerpos técnicos y jugadores apenas y tendrán oportunidad de ir corrigiendo detalles sobre la marcha.

Cada jornada durará entre dos y tres días (salvo las últimas dos que se jugarán los siete compromisos al mismo día y hora), por lo que se tendrán varias semanas en donde habrá fútbol los siete días de la semana, tanto en horario vespertino como nocturno. Un completo maratón para todos los protagonistas.

Todo está listo para que la pelota vuelva a rodar, presentando un calendario en el que nadie descansará, pero en el que los aficionados tendrán una sobredosis de fútbol como nunca antes la habían tenido. Toca disfrutar.