«Vamos a esperar más información para conocer que pasó en San José»
El presidente de la FBF abordó el caso del equipo orureño

«Vamos a esperar más información para conocer que pasó en San José»

San José
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafcha
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchajueves, 4 de febrero de 2021

La compleja situación institucional que atraviesa San José escribió un nuevo capítulo recientemente, cuando en una Asamblea de Socios se decidió apartar del cargo a David Ribero (recientemente escogido en votación como presidente) para colocar a Patricia Flores al frente del club.

De acuerdo a lo que se explicó, la decisión se tomó en base al artículo 44 del estatuto del club, aunque la figura aún no queda clara en el seno de la Federación Boliviana de Fútbol, que todavía  no reconoce a Flores como máxima dirigente.

«Vamos a esperar que se oficialice alguna información, de lo contrario no podemos emitir criterio porque no conocemos a ciencia cierta que fue lo que ocurrió allá», explicó Fernando Costa a Deporte Total.

En contra de las aclamaciones

El presidente de la FBF indicó que el ente está pidiendo un informe que cuente con mayores elementos antes de otorgar una postura oficial y saber si reconoce o no lo que se hizo en el seno del cuadro orureño, equipo que vive en un mar de incertidumbres.

Asimismo, Costa dejó en claro que como criterio personal no está de acuerdo con que la figura de un presidente de club llegue a darse a través de una aclamación por encima de una elección.

«Siempre vamos a estar a favor de los procesos electorales, sin embargo tengo conocimiento que muchas instituciones dentro de los clubes, dentro de sus estatutos, contempla esa figura de aclamación. Mi criterio personal es siempre preferencia a procesos eleccionarios», recalcó el dirigente.

Por ahora, Patricia Flores asumió la silla presidencial en San José y busca solventar las deudas económicas que atraviesa el club, intentando llegar a un acuerdo con Carlos Saucedo, uno de los tantos casos pendientes en la institución orureña, que extraoficialmente debe 7 millones 800 mil dólares.