FOTO: OSVALDO VILLARROEL / AGENCIAUNO
A 27 años del último gran logro del fútbol nacional, Xabier Azkargorta recuerda algunos pasajes de la clasificación a USA 94

Azkargorta: «La virtud de esa selección era jugar igual de local o visitante»

Bolivia
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchasábado, 19 de septiembre de 2020

A 27 años de la histórica clasificación al Mundial de Estados Unidos 94, el profesor Xabier Azkargorta recordó aquellos momentos vividos con tanta nostalgia. Precisamente, un 19 de septiembre de 1993, el “bigotón” y todos sus muchachos jugaban en Ecuador uno de los partidos más importantes de sus carreras.

EL PARTIDO DE LA VIDA

Si bien la inauguración del Mundial 94 ante Alemania, campeona defensora, fue un hecho histórico para nuestro deporte; nada hubiera sucedido sin ganar en Ecuador.

Azkargorta recuerda con mucha nitidez ese partido y rescata la fortaleza como equipo y de sus componentes, además de otras cualidades:

La gente cree que fue un partido fácil y no fue así, fue complicado.Etcheverry estuvo en el banco, Rimba no estaba porque estaba sancionado, había gente como Rivero, como Soruco que no fue al mundial; hay gente que no valora el trabajo y vaya ese reconocimiento a ellos porque quizás no se le tienen tanto en cuenta y ellos fueron muy importantes.”

La mejor cualidad de aquella selección era que jugábamos igual en casa o visitante, independientemente del rival. Aprendimos a jugar un poco de memoria y eso era importante

Lo nuestra era fútbol total, empezando desde Percy Luza, Guido Loayza, Willie Soria, todos estuvimos allí trabajando para ir al mundial.”

EL “ESTILO DEL VASCO”

Aún en estos días, Xavier Azkargorta es considerado un entrenador psicológico y letrado del fútbol a nivel mundial. Su manejo de grupo, la labor individual con cada jugador y la confianza que le daba al juego fueron fundamentales para la consagración de objetivos.

Azkargorta consideraba que más importante que formar al futbolista, era formar primeramente a la persona. El inculcar valores a sus dirigidos, cual, si fuera un padre, era tan importante como integrarlos en la toma de decisiones del grupo, según recuerda:

Al final, en las charlas, yo le daba la tiza a un jugador que iba a jugar y alrededor de él se iban colocando ellos mismos cuando yo les iba dando la alineación, eso te daba una garantía que tácticamente y físicamente estaban bien trabajados.”

Hubo aquello de que yo prohibí las radios en los banquillos y cuando el profe Zaiduny me dijo que Brasil estaba ganándole a Uruguay 2 a 0, le respondí con malas palabras y le dije que yo lo que quería era clasificar con mi propio esfuerzo y no por la victoria de Brasil”.

Sin perder su figura “paternal” de autoridad, Azkargorta también buscaba la integración del grupo como hermanos, permitiendo las bromas e incluso, tomando parte de ellas.

El más humorista siempre era Trucco, era el que deshacía la habitación en la cama de los novatos, el que hacía bromas constantes. Los jugadores más serios eran Milton Melgar y Carlos Borja. En general, había un ambiente respetuoso entre ellos”.

Sobre el final, el profesor recuerda que la llegada a La Paz fue el momento más emotivo post partido, siendo recibidos por una columna humana interminable.

La llegada fue un aspecto emocionante. A mi casi me atropellan dos micros, en el que iban los familiares de los jugadores, me sacó la esposa de Borja porque si no me aplastaban