Yazmine Sabja en un entrenamiento con su hijo Alexander. Fotografía: Familia Sabja.
La cochabambina celebra el Día de las Madres dando un aprendizaje a sus tres hijos a través de su faceta deportiva

Yazmine Sabja, ejemplo perfecto de como ser madre y atleta exitosa al mismo tiempo

Destacados
Avatar
Abraham Afcha I Twitter: @abrahamafchamartes, 26 de mayo de 2020

Si hay alguien que sabe compaginar a la perfección el hecho de ser mamá y atleta a la misma vez, esa es la raquetbolista boliviana Yazmine Sabja, un ejemplo destacado para tomar a consideración en este Día de las Madres en Bolivia.

Yazmine es una campeona con todas las letras y una muestra clara de que con voluntad y predisposición, se puede cumplir los dos roles protagónicos. No solo es multicampeona en el Raquetbol y medallista consecuente en las citas deportivas, sino que también es madre de tres hijos, dos niñas y un niño: Katherine, Nur y Alexander.

«Siempre es una tarea dura ser mama, pero acompañarlo de una carrera deportiva es un trabajo aparte», menciona Sabja en este Día de las Madres que celebra ella, acompañada de su familia en medio de la cuarentena a causa del Coronavirus.

La cochabambina entendió que ella puede cumplir ambos roles luego del nacimiento de sus gemelos, Katherine y Alexander, y que además su faceta deportiva sirve para dar un ejemplo a sus pequeños.

«El apoyo de la familia es fundamental, es la base para cumplir sueños y metas que uno se propone. A mis hijos trato de darles el ejemplo a través del deporte que hago, ese fue uno de los factores importantes del porque decidí volver a la practica deportiva», admite la raquetbolista.

Yazmine Sabja junto a su esposo Nicolas Dbjura y sus hijos Alexander, Katherine y Nur. Fotografía: Familia Sabja

Sabja ha saboreado el triunfo deportivo en reiteradas oportunidades, como cuando fue doble medallista en los Juegos Sudamericanos Cochabamba 2018. Ese es solo uno de los tantos momentos que ella ha conseguido dejar el nombre de Bolivia en alto y que además, sirvió de ejemplo para demostrarle a sus hijos que los sacrificios tienen su recompensa.

«Mamá, yo quiero ser campeona como tú. Quiero ganar una medalla como vos». Esa frase se la dijeron sus gemelos luego del éxito que consiguió en esos Juegos Sudamericanos, una declaración que pesó mas que ambas medallas, pues confirmó la influencia que tiene la atleta en Katherine y Alexander.

Predisposición, organización y compromiso

La raquetbolista valluna sabe que no es fácil mantener un alto nivel de competencia y a la vez ser madre, pero de a poco fue superando los obstáculos hasta dar con la clave para rendir al máximo  en los dos frentes.

«Siempre voy con toda la predisposición, organización y compromiso para ir adelante». revela Sabja al momento de dar a conocer las directrices que cumple para mantenerse activa y no rendirse nunca. Claro está el apoyo de su esposo, Nicolás Dbjura, también es fundamental para poder cumplir a cabalidad con la raqueta, los gemelos y la pequeña Nur.

En medio de esa agenda apretada, Yazmine ya le tiene el pulso a la agenda y cumple una rutina que hoy ha variado por las causas especiales de la pandemia, pero que usualmente se divide en dos partes.

«En la mañana me dedico a mi entrenamiento personal, mientras están en el colegio y ya en la tarde me dedico a ellos, hacer las tareas, llevarlos a sus actividades», dice Sabja, quien así termina por cumplir en las dos áreas: la deportiva y la familiar.

Yazmine Sabja está contente y hoy celebra un año más en este Día de las Madres, asumiendo sus dos roles y complementandolos a la perfección. Sabe que con su desempeño en el raquetbol, también está formando a sus hijos y mostrandose como la imágen que ella desea para sus pequeños.

«El hecho de que mis hijos me vean en esa faceta deportiva es muy motivante y es muy importante para la formación de ellos y el ejemplo que puedan recibir de una persona deportista que siempre tiene dones y costumbres diferentes a una persona que tiene una actividad normal», así lo resume la cochabambina, quien disfruta del deporte mientras deja una enseñanza a sus hijos.